Gente

Lis Vega, nuevo comienzo en Miami

“Lis es baile y alegría”, así se visualiza la actriz cubana que interpreta a Lissette, una villana elegante que en ocasiones se le ablanda el corazón en la nueva novela de Telemundo Santa diabla.

Vega comenzó como bailarina en uno de los restaurantes emblemáticos de La Habana. Su carrera, sin embargo, despegó en México, donde trabajó en varios proyectos de Televisa. Recién casada y dispuesta a disfrutar de la ciudad que llama “la segunda Cuba”, Vega vive y trabaja ahora en Miami.

¿Cómo es tu personaje en Santa diabla? ¿Disfrutas haciendo una villana?

Mi personaje es muy completo en matices es una villana exquisita, con mucho carácter y los pantalones bien puestos. Estoy muy contenta de pertenecer a este proyecto en Telemundo donde el trato es maravilloso y tenemos un gran elenco de grandes actores sin descartar a toda la gente de producción y los que están detrás de cámaras que son parte importantísima en esta gran aventura.

Si tuvieras que elegir entre Carlos Ponce y Aarón Díaz, galanes de Santa diabla, ¿a quién preferirías?

Mi personaje se llama Lissette y el trato es directo con Carlos Ponce. Entre los personajes hay un juego interesante que no les podré comentar porque me gustaría invitarlos a que sigan la novela. Aarón es un chavo talentoso y compartir con ellos es increíble tanto como con Gaby Espino, Ximena Duque y muchos de mis compañeros. Pero si tengo que escoger, me encanta Carlos Ponce; es un caballero.

Cuéntanos de los comienzos de tu carrera en Cuba. ¿Cuál es el origen de tu nombre (Liseska)?

Mi nombre es una combinación rara pero única. Me lo puso mi mamá con el apoyo de mi papá. Un nombre ruso, inventado a lo cubano. Empecé a muy corta edad a bailar en un restaurante que se llama 1830 en La Habana y de ahí fui primera bailarina del Salón rojo del Capri.

¿Cómo llegaste a México y, una vez allí, cómo fue el proceso de adaptación?

Cuando tenía 15 años fui a un intercambio cultural a Italia, a realizar un show que se llamaba Cuba 95 y de ahí me fui a México, a Mérida, a los Tuchos y Ciudad Maya, restaurantes familiares que presentaban shows cubanos. México es mi segunda casa. Es el país al cual le agradezco tantas cosas. Amo a su gente por abrirme sus corazones y las puertas de sus casas. Sinceramente, con orgullo digo que soy cubanomexicana. Cubana de sangre, mexicana de corazón.

En el 2002 ganaste un concurso para posar en Playboy México. ¿Qué representó ser la ganadora?

Cuando gané el concurso de Playboy México no me lo esperaba Fue una experiencia bella, sin embargo complicada por el tema del desnudo, pero con conciencia y madurez se tomó la decisión, y fue increíble porque se me abrieron las puertas para entrar a Televisa con [el productor y director de televisión] Memo del Bosque en un programa de comedia llamado La jaula, en el que compartí con grandes actores de comedia como Carlos Bonavides, César Bono y Carlos Eduardo Rico, y luego en el Hospital del Paisa con Galilea Montijo.

¿Qué significó en tu carrera el video home Mi verdad, en el que interpretaste a Niurka Marcos?

Fue el proyecto que me lanzó como actriz en México dándome la oportunidad de enfocarme más en la actuación. Es cierto que fue muy polémico pero yo lo vi como el comienzo de una larga historia en mi carrera, que me ayudó a posicionarme y consolidarme como actriz. Siempre le agradeceré esta oportunidad a [el productor] Juan Osorio. El ha sido como un padre para mí, a quien le mando bendiciones y luz por la reciente pérdida de su hijo, Juan Osorio Jr., de 32 años de edad, a quien quise mucho y que son parte de mi familia.

¿Te molesta que te comparen con Niurka Marcos? ¿Tuvieron algún enfrentamiento? ¿Cómo te llevas con ella en este momento?

Mi trato con Niurka Marcos hoy, que es lo importante, es de respeto. Cuando hice la película [ Mi verdad], ella por razones personales se ofendió en todos los sentidos, pero yo siempre tuve muy claro que era mi oportunidad y que jamás fue con el afán de insultarla. Después hemos compartido escenario en la puesta en escena de Que rico mambo, y trabajar con ella, por su profesionalismo y el respeto que le tiene al escenario, fue magnífico. Considero que ella es muy talentosa. En la parte personal no tengo nada que opinar. No somos grandes amigas, pero el saludo es siempre cordial. Jamás salí contestando nada que ella dijera de mí. Para que exista guerra tienen que haber dos y yo siempre he sido un ser de luz, no de estar en dimes y diretes, en los que ella siempre me quiso enfrentar.

Uno de tus puntos fuertes es el baile, ¿dónde aprendiste?

El baile para mí significa libertad, pasión, entrega, alma Bailo desde muy chica ya que mis padres, como buenos cubanos, bailaron de jóvenes. Mi padre es de los mejores bailadores que he visto en mi vida y me enseñó muchas cosas.

¿Te casaste recientemente? ¿Quién es él?

Me casé el 11 febrero con un gran hombre, Mauricio Riveros, de ascendencia chilena, y además de que es el hombre más bello del planeta, es una persona noble y entregada a mí.

¿Qué frase repites en los momentos que te sientes desanimada?

“Dios, mi vida está en tus manos, gracias”, hasta en los momentos más difíciles me acuerdo de dónde vengo, dónde estoy y hacia dónde voy, y me da fuerza decirme “ya has llegado hasta acá pues siéntete orgullosa de los logros que has tenido tanto como persona como en lo laboral” Jamás dejaré de ser humilde, eso da grandeza.

Has hecho de Miami tu casa recientemente, ¿solo por trabajo?

Miami es increíble; amo las diferentes culturas, la manera en que une mágicamente a su gente, y la considero como la segunda Cuba. Tengo primos y amigos entrañables aquí. Estoy como pez en el agua. • 

Lis Vega en Twitter: @lisvegag.

  Comentarios