Gente

Alberto Cortez, oda a las canciones sencillas y a la amistad

Alberto Cortez se presenta el sábado 6 en el Miami-Dade County Auditorium, con un espectáculo único en la Ciudad del Sol, al que el cantautor argentino ha querido llamar Un festejo por los años de vida.

Cortez ofrecerá un repertorio que abarca desde los inicios de su carrera hasta temas más recientes que ha interpretado en presentaciones en Santiago de Chile, Buenos Aires, Lima, Asunción o Bogotá. Solo para coleccionistas, su trabajo discográfico más reciente, fue lanzado en diciembre del 2013 en Argentina.

“Vengo a cantar las canciones que la gente espera de mí”, dijo a el Nuevo Herald. “Aquellas que el propio público ha convertido en éxitos. No puedo dejar de cantarlas. Mientras tanto, iré insertando las que han surgido últimamente y que tengo la intención de presentárselas al público en Miami”.

Nacido en 1940 y ganador de un Grammy Latino a la excelencia en el 2007, muchos de sus éxitos están inspirados en anécdotas sencillas y recuerdos de la vida cotidiana, que ha convertido en canciones inolvidables. Mi árbol y yo es acerca de un pequeño recuerdo familiar; Qué maravilla Goyo es la celebración del nacimiento del primer hijo de un gran amigo, que según Cortez, era capaz de pastorear a las estrellas. En Camina siempre adelante, recuerda los consejos que le dio su padre cuando se despidió del hogar materno para dedicarse por siempre a la música. Castillos en el aire habla de los sueños de alguien que quiso volar, de los pensamientos y aspiraciones de un hombre, del mundo de un soñador adonde nadie pudo llegar usando la razón.

No soy de aquí ni de allá, una historia bohemia y un himno a la amistad, la compuso su gran amigo Facundo Cabral, quien bromeaba diciendo que Cortez le había hecho el favor de hacérsela famosa, y Cortez respondía que Cabral le había hecho el favor de dársela para que la hiciera famosa. Su primera canción, Un cigarillo, la lluvia y tú, la compuso a los 12 años.

Otros temas de Cortez que recuerda el público latino de Miami son En un rincón del alma, Callejero, Distancia, Te llegará una rosa y Cuando un amigo se va. De Gracias a la vida, de Mercedes Sosa, y Alfonsina y el mar, de Félix Luna y Ariel Ramírez, hace dos versiones inolvidables.

En esta ocasión viene acompañado del pianista Ernesto Ballesteros. “El es uno de los más grandes pianistas que he conocido en mi vida. Su presencia en el escenario provoca una gran unión espiritual con el público, de una manera muy especial. Esto será igual que cuando comenzábamos hace muchos años”.

“Cuando una canción tiene una validez determinada, no hay mejor manera que explicarla de la forma más simple posible, y que el público pueda entender; es como en un concierto de cámara, como hacen los cantantes líricos. La música popular que presentamos es muy interesante, desde el punto de vista poético. El cantor, en este caso, se siente más cómodo y puede cantar y contar mejor sus sentimientos”.

¿Qué espera de este nuevo encuentro con Miami?

“Lo que ha sucedido en mis presentaciones anteriores. De alguna manera estamos haciendo un poco por el idioma, estamos cantando todo en castellano, utilizando adecuadamente el idioma, para llegar a la gente. El idioma es una de las armas más poderosas que un ser humano puede tener”, comenta.

“Vivo de mi escenario”, concluye, “y por la salud espiritual de nuestros pueblos. Como cultura podemos mejorar cada vez más la expresión artística, con la música, como cualquier otra manifestacion de las artes. Me encantaría encontrar un auditorio que espere cosas similares”. • 

Alberto Cortez en concierto, sábado 6, 8:30 p.m., en el Miami-Dade County Auditorium, 2901 W Flagler St. , (305) 547-5414. Ticketmaster.com

  Comentarios