Gente

Lili Rentería en ‘Confesiones eróticas’

La actriz Lili Rentería leerá junto a Mabel Roch, ‘Las amantes’, un texto inédito de Daína Chaviano, como parte de ‘La fiesta de la lectura’.
La actriz Lili Rentería leerá junto a Mabel Roch, ‘Las amantes’, un texto inédito de Daína Chaviano, como parte de ‘La fiesta de la lectura’. Alejandro Renteria

Lilith y Eva, las controversiales mujeres del bíblico Adán, unen a tres figuras relevantes de la escena cultural cubana en Miami: la escritora Daína Chaviano y las actrices Lili Rentería y Mabel Roch. Como parte de las actividades organizadas durante esta semana por la Fundación Cuatrogatos en La fiesta de la lectura 2014, llega la noche del viernes 10 al Koubek Center del MDC el recital de Chaviano Confesiones eróticas, quien leerá una selección de sus poemas. Por su parte, Roch y Rentería harán una lectura dramatizada de un texto inédito de Chaviano, Las amantes.

Rentería, que se dio a conocer al público de la isla desde muy joven, a principios de la década de 1980, en el popular programa de la televisión cubana Para bailar, siguió luego los pasos de sus padres en el teatro, los actores Pedro Rentería y Lillian Llerena. Más tarde, la actriz debutó en el cine con Los sobrevivientes, el filme dirigido por Tomás Gutiérrez Alea basado en el cuento de Antonio Benítez Rojo Las estatuas sepultadas. El trabajo de Rentería en ambos medios continuó en el grupo Teatro Irrumpe, dirigido por Roberto Blanco. Bajo la dirección del teatrista, Rentería interpretó a Mariana Pineda, de García Lorca, que le valió el premio a la mejor actriz en El Primer Festival Internacional de las Artes de Ciudad de México.

A su salida de la isla con rumbo a Venezuela en 1991, Rentería trabajó en varias telenovelas, entre ellas, Por estas calles, que fue una de las más importantes de la década. Ya en Miami continuó trabajando tanto en telenovelas como en el teatro. Participó en obras como A 2.50 la Cuba libre, Chejovianas y Ana en el Trópico, que la llevó a Cuba en el 2013. También en los filmes Dos veces Ana, de Sergio Giral, y Paraíso, de León Ichaso. Ha impartido clases de actuación y fundó el Teatro Abanico.

¿Cuéntame que se proponen con esta lectura de Las amantes? Háblame de la obra.

Es un privilegio participar en La fiesta de la lectura 2014, un evento organizado con mucho amor y dedicación por la Fundación Cuatrogatos. Es un honor leer por primera vez en público esta maravillosa pieza teatral Las amantes, de la talentosa escritora Daína Chaviano. La pieza trata de un encuentro repentino ente Lilith y Eva, ambas mujeres de Adán, y en el mismo ocurre que... pero no se los voy a contar, vayan el día 10 al Koubek Center.

Estarás en un evento sobre el erotismo junto a Daína Chaviano y Mabel Roch. ¿Cuáles son las ventajas... y quizás la desventejas de asumir el tema desde un punto de vista femenino? Son las mujeres más arriesgadas?

El erotismo es un tema atractivo para muchos y por desgracia suele mal usarse, pues se presta para caer en vulgaridades innecesarias; pero en el caso de la obra de Daína, está tratado de forma profunda, fina, evocativa, inteligente y hasta graciosa. Las mujeres somos más sutiles a la hora de manifestarlo, cuando hablamos de erotismo o lo representamos en el caso de la actuación, siempre nos estamos exponiendo al escrutinio público y ese es el riesgo.

Tienes una buena amistad con Mabel y también han colaborado profesionalmente. ¿Cómo se conocieron y qué las une?

Afortunadamente, desde que Mabe y yo nos conocimos nos hicimos grandes amigas. Nuestra amistad data desde que éramos adolescentes. Hemos compartido afinidades intelectuales, afectos, alegrías, tristezas, sueños, y hermosas experiencias laborales. También somos comadres, pues su bella hija: Gabriela Lilian es mi ahijada. Mabel Roch es una gran actriz, y lo supe antes que ella, pues quería estudiar oceanología y la convencí de que sería un lamentable disparate; por suerte para todos, me hizo caso. Nos une la vida misma. Siempre que pienso en definir el porqué de nuestra duradera amistad, se me ocurre cambiar el refrán y decir: Dime con quién andas y te diré lo que te complementa. Es una bendición contar con ella.

Toda actriz tiene sus mentores, aquellas figuras que dejaron huellas. En tu caso, cuáles son y por qué?

¡Pobre de aquel que no tenga mentores! Los maestros y guías son imprescindibles e inolvidables. Dejan afortunadas huellas y herencias, adoro aprender y enseñar; evocaré algunos algunos de ellos: Mis padres, Pedro Rentaría y Lilian Llerena (actores, directores y maestros), mi tía Edith Llerena (poeta y maestra de danza) mi maestro Roberto Blaco (director, actor, maestro), Tomás Gutiérrez Alea (director de cine) y Carlos Díaz (director y maestro de teatro).

Provenir de una familia de artistas fue una ventaja o un obstáculo a la hora de comenzar tu carrera? ¿Cómo los valoras ahora en la distancia?

Todos los obstáculos son una oportunidad de crecimiento. En el caso de mis padres, quienes fueron muy exigentes conmigo desde que era joven, las recibí como una bendición, y desde entonces lo agradecí; nunca me opuse a sus opiniones, me parecía como tonto de mi parte hacerlo. Discrepancias tuvimos, claro está, pero siempre estuve consciente del privilegio que me acompañaba. Hoy los extraño mucho, es una pena que no estén a mi lado físicamente, porque en mi sangre, corazón, memoria y vida, habitan eternamente.

¿Cómo ves el teatro cubano en la actualidad, el de Cuba y el del exilio?

Como el lugar ideal para soñar despierto. En Cuba, se están haciendo grandes, osadas y arriesgadas puestas en escenas, como son las obras de Teatro el Público, entre ellas, Antigonón, un contingente épico, obra dirigida por Carlos Díaz y escrita por Rogelio Orizondo. Gracias a FUNDarte, la veremos en nuestro Miami, del 22 al 25 de enero del 2015 en el On.Stage Black Box del Miami- Dade County Auditorium.

Están también Raúl Martín y el Teatro de La Luna; Carlos Celdrán con su grupo Argos Teatro y Nelda del Castillo con El Ciervo Encantado, para citar cuatro de los mas importantes grupos teatrales de la isla.

La actualidad del teatro en Miami expresa un crecimiento y variedad multicultural que tiene un valor extraordinario, reconociendo que la misma sobrevive gracias al esfuerzo de la gestión privada, por eso no podemos hablar de grupos teatrales estables, pero sí de la creación de salas y la multiplicidad de propuestas, como las que se presentan en Akuara Teatro, de Ivonne López Arenal, con El día que me quieras, del escritor venezolano Ignacio Cabrujas, con un reparto de lujo y grandes actuaciones. Recientemente, Eddy Días Souza, inauguró su sala Artefactus Teatro, concebido como un espacio cultural multidisciplinario. También las múltiples y exitosas puestas del director colombiano Leandro Fernández en El Bar Teatro para Todos, y en el Centro Cultural Español, donde está Microteatro, con Jorge Monje a la cabeza, ofreciendo propuestas durante todo el año.

Hiciste un viaje a Cuba para el Festival de Teatro del 2013. ¿Qué huella te dejó el viaje? Estaba ‘igualito’ el cuartico o notaste signos de cambio?

Pues sí, se me cumplió el gran sueño de trabajar bajo la dirección del maestro y entrañable amigo Carlos Díaz, sueño que si seguía esperando por el gran cambio deseado por todos, temía se me convertiría en una pesadilla. Y para el Trianón [sede de Teatro El Público] fuimos, gracias a Ever Chávez y Carlos Caballero –fundadores de FUNDarte–. Esta organización se unió a la Universidad de Miami, y el Archivo Digital de Teatro Cubano que dirige Lilian Manzor, para producir Ana en el Trópico, del Nilo Cruz; propuesta muy tentadora para mi currículum laboral y espiritual. Además, tuve el privilegio de actuar junto a un gran elenco de actores, seres humanos excelentes, que me colmaron de amor y esperanzas, que compensaron todo el predecible dolor que nos provoca ver el padecimiento de nuestro vilipendiado país. La cálida acogida que tuvimos del público cubano, que es y será siempre nuestro, pues así lo demostró con sus aplausos torrenciales y vasta asistencia.

La política que se aparte, para que así y gracias a Dios, los artistas tengan su planeta llamado Teatro, donde la espiritualidad y libertad reinen. Creo que nuestra presencia allí cambió un poquito las cosas, lo que hizo, en mi opinión, que el cuartico ya no esté tan igualito. Soy una optimista empedernida, a mí no me hagas mucho caso.

Varias generaciones, especialmente la nuestra, te recuerdan como un símbolo de belleza y también un rostro fresco que podría representarnos. ¿Era algo de lo que te percatabas o no estabas tan pendiente de esta cuestión?

Siempre es algo que me sorprende y responsabiliza al mismo tiempo. Es que no termino de creérmelo, no sé... siento que es más rollo que película. Tampoco debo ser yo la encargada de desmentirlo, no es bonito crear desilusiones en otros, sí eso le hace bien a alguien, pues bienvenido sea. Solo me queda darles infinitas gracias.

Participaste en varios filmes cubanos. ¿Qué recuerdos te quedan de esa experiencia?

Muy gratos recuerdos tengo del cine y sus gentes, aunque siento que podía haber dado más de mí como actriz en cada papel que desempeñé. Es que el cine no es mi fuerte, estoy en deuda con él, pero fue y será un camino de hermoso aprendizaje. El arte de actuar, como todo arte, tiene que ponerse a prueba y no debe discriminar ningún medio expresivo.

Háblanos de tu trabajo recientemente, de lo que apasiona e interesa hoy. ¿Te gustaría intentar algo que no has hecho antes?

Estoy a punto de estrenar un performance poético llamado ¡Vestida de ojos claros!, que he producido y dirigido con la colaboración de Manolo Rodríguez y David del Río, para atender a una grata invitación realizada por el padre Joel Almono y la escritora cubana Yanitzia Canetti, a la 9na Feria Internacional del Libro en Lawrence, MA, del 16 al 20 de octubre. En este caso se trata de una evocación poética, que dedico a la memoria de mi amada tía Edith Llerena (poeta); deuda que tenía pendiente y que por fin daré a la luz. Hoy es cuando más creativa debo estar, para así contrarrestar con fuerza, la más terrible, injusta y devastadora experiencia que he vivido, cuando ‘un dragón de alas negras’ (para no mencionar nombre, por eso de la ética) me arrebatara, después de una década de arduo trabajo, los proyectos más importantes que fundé en esta ciudad: Academy of Arts & Minds y Teatro Abanico, seguirán siendo parte entrañable de mi existencia, a pesar de los pesares. Ahora quiero dirigir teatro, continuar impartiendo clases de actuación y seguir con mi carrera habitual, el mágico y noble arte de actuar.

Confesiones eróticas y otros hechizos. Recital de la escritora Daína Chaviano con poemas y cuentos en su mayoría inéditos. Actrices invitadas: Lili Rentería y Mabel Roch, quienes leerán, por primera vez en público, la pieza teatral ‘Las amantes’. Presentación: Carlos Pintado, viernes 10 de octubre, 8:00 p.m. Se pondrán a la venta los últimos ejemplares disponibles del poemario que da título a esta velada. En el Koubek Center, 2705 SW 3 St, (305) 237-7500. (Evento para adultos, entrada libre y gratuita.)

  Comentarios