Música

Aneeka, una nueva voz venezolana al mundo

Aneeka, nominada al Grammy como Mejor nuevo artista, triunfa con el tema ‘Sin combustible’.
Aneeka, nominada al Grammy como Mejor nuevo artista, triunfa con el tema ‘Sin combustible’. Aneeka

En el idioma wayú que se habla en La Guajira colombiana y el estado de Zulia en Venezuela, la palabra “aneeka” significa creer. Viendo el presente de la artista, el nombre que eligió para darse a conocer ante el mundo le sienta perfecto. Ha sido nominada al Latin Grammy en la categoría Mejor nuevo artista y con una canción, Sin combustible, llegó a los primeros puestos en las radios de México.

Y todo, gracias a su debut discográfico, Ni antes… Ni después, un álbum compuesto por una fusión de pop, R&B, soul y algo de funk.

“Todo llega en el momento justo”, dice la artista sobre el título de su obra. “No hay que sentirse mal porque tus sueños no se realizan. Cuando has trabajado en tu vida por algo y te enfocas bien, Dios te va a regalar esas bendiciones”.

El equipo profesional del que se rodeó Aneeka para trabajar en Ni antes… Ni después ha sido una gran bendición. El productor es Ettore Grenci, nominado varias veces al Grammy Latino, quien ha colaborado con Reik, Camila, Kalimba y Natalia Lafourcade. Ettore, además, compuso junto a Aneeka la mayoría de las melodías del disco. Para las letras, la artista llamó a Mónica Vélez, quien ganó un Grammy Latino por Mientes, de Camila, y ha compuesto canciones como Creo en ti, de Reik, e Irremediable, de Yuridia.

“Siempre es bonito trabajar con personas que te entiendan. Una de las cosas lindas de este proyecto fue el respeto que tuvimos los tres en nuestras visiones como artistas. Hicimos un equilibro justo”, opina la joven.

Sobre Ni antes… Ni después, que se preprodujo en México y se grabó en el legendario estudio Sonic Ranch, de El Paso, Texas, sobrevuela la sombra de las artistas que admira Aneeka: Mariah Carey, Whitney Houston y Aretha Franklin.

“Quería mezclar mi amor por el estilo de géneros que ellas hacen, pero con un poquito de pop, para que sea mucho más digerible para el mercado latino”, explica. “Me encanta el disco porque tiene un poquito de todo lo que me gusta. Y ese era el reto: que la gente disfrutara de lo que me hace bien”.

La influencia de las divas se siente en el estilo de la artista, y esa es una de las virtudes del disco. La voz de la joven venezolana es un instrumento dorado, que se escucha siempre bien.

“Sí, me cuido mucho la voz”, comenta Aneeka. “Tengo una aplicación en mi celular que es para vocalizar. Estoy todo el tiempo usando bufandas. En Miami, por ejemplo, nunca me la quito: ¡no es normal cómo se usa aquí el aire acondicionado! También intento no tomar muchas bebidas frías”.

Aneeka dejó Venezuela a los 18 años. Habitualmente da conciertos en Estados Unidos y otras partes de América Latina. Sin embargo, cuando se le pregunta si desea tocar en su país, la artista es contundente.

“No voy a promocionar el disco. En Venezuela hay una situación política y social tan fuerte que considero que es muy difícil poder ir libremente. Me considero una opositora radical al gobierno, algo que me abriría un problema si voy”, afirmó. • 

hveraalvarez@yahoo.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios