Revista Viernes

Los tambores suenan para Laritza Bacallao

La cantante Laritza Bacallao ofrece un show este sábado en Don Camarón.
La cantante Laritza Bacallao ofrece un show este sábado en Don Camarón. el Nuevo Herald

A Laritza Bacallao le cambió la vida cuando recibió el primer aplauso durante una celebración escolar a la edad de cinco años. Desde entonces, se hizo adicta al escenario y no hubo fiesta en que no participara. Y tantas tablas adquirió, que a nadie sorprendió que con solo 10 años grabara La Orquesta Aragón presenta a La Princesita del chachachá, un disco inédito con la legendaria agrupación cubana –a la que pertenecieron su abuelo Rafael Bacallao (1935-2005) y Ernesto Bacallao, su padre–, con la que luego emprendió gira por Japón.

“En realidad, yo no tenía conciencia de lo que decía la letra de Cosas del amor, aquella canción que canté en mi escuela. Pero como la interpretación de Vikky Carr y Ana Gabriel me gustaba muchísimo, le dije a una amiguita que hiciera dúo conmigo, sin imaginarme que esa presentación decidiría mi camino”, recuerda la cantante cubana de 27 años, residente en La Habana, mientras se dirige a los estudios de Telemundo para promover el disco Solo se vive una vez (Planet Records).

Bacallao cantará parte de los temas del álbum en el concierto que ofrecerá en el restaturante Don Camarón, de Hialeah, el sábado 21, donde estará acompañada por su propia banda.

“Dayán Pérez dirige el grupo, hace los arreglos y al final yo tomo las decisiones”, agrega la cantante entre risas, tras explicar que la producción incluye El buey cansao, “en tributo a su autor, Juan Formell”, y Que suenen los tambores, “un tema de Many Espinosa que mezcla plena, batucada, merengue y conga”.

Según cuenta la muchacha, la canción fue una explosión en la radio cubana cuando se estrenó en el 2013. Y fuera de la isla “se baila en las escuelas de zumba de varios países y hasta el cantante puertorriqueño Víctor Manuelle lo grabó”.

“Estoy feliz que mi voz le haya transmitido a Víctor Manuelle la energía positiva del tema. Es un placer”, dice Bacallao, cuya trayectoria abarca una larga estadía en Italia como parte del elenco de La Carmen, versión cubanizada de la ópera de Bizet en que encarnó la conciencia del personaje principal.

“Aprendí actuación, danza y a hablar italiano”, evoca la cantante, que entre sus momentos inolvidables destaca cuando hizo dúo con Omara Portuondo en la habanera Veinte años, en el teatro Carlos Marx, de La Habana, y su participación en el concierto del rockero italiano Zucchero durante una visita a la capital cubana.

“Esa superproducción se hizo en el ISA (Instituto Superior del Arte). Y allí tuve la oportunidad de cantar con él Like the Sun ante unas 10,000 personas”, rememora la joven.

Bacallao se siente orgullosa de su padre, “que ahora hace su carrera en solitario”, y de su famoso abuelo, con quien se presentó en el Círculo Militar de Caracas, Venezuela, en 1998, y del cual aprendió a “estar muy alegre en el escenario”. No obstante, deja claro que nunca se ha valido del apellido para salir adelante” .

En breve, la cantante se presentará en Los Angeles, Tampa y Las Vegas.

“Todo lo que he alcanzado se lo debo a mi talento”, precisa Bacallo. “Muchas veces ha negado ser ‘la hija de… y la nieta de… para que el público me acepte por mis propios méritos”. • 

Concierto de Laritza Bacallao, sábado 21, 8:30 p.m., en Don Camarón, 9491 NW 77 Ave., (786) 339-0492.

@arturoariaspolo

  Comentarios