Revista Viernes

Una reaparecida Sonia Braga, deslumbrante, se adueña en cuerpo y alma de su personaje

Sonia Braga en una escena de ‘Aquarius’ (2016).
Sonia Braga en una escena de ‘Aquarius’ (2016). Vitagraph Films

Todo luce muy armónico y feliz en la modesta reunión familiar, en un apartamento del edificio Aquarius, frente al mar de Recife. Pero una sombra tristona empaña el 70 cumpleaños de la tía Lucia. Entre los familiares, las risas, los cantos y las palabras bonitas en honor de la homenajeada, conocemos también a Clara, una joven de cabello muy corto “a lo Elis Regina” que libra la batalla a una dura enfermedad.

Estamos en 1980, en pleno apogeo del rock, de Roberto Carlos y de una nueva canción, Another one bites the dust. La reconstrucción de época, con sus autos paseando por la avenida costera, sus vestuarios y peinados, y las fotos fijas de créditos, en blanco y negro, originales, del viejo entorno urbanístico frente a la playa, abren Aquarius, filme con el toque nostálgico de una época que ya no volverá.

Hoy, en el mismo edificio, invicto entre modernas y lujosas torres, sigue viviendo Clara, en pie de guerra contra los tiburones de una compañía constructora que ensayan todo género de bajezas para sacarla de allí. Hay una enemistad visible entre el barrio viejo y el nuevo paisaje urbano que lo está devorando, también son otros los habitantes que lo ocupan. Solo queda una inquilina en el inmueble vacío, como un fantasma que se aferra al pasado, a la memoria, a la vida, tal como lo hizo muchos años atrás al vencer la enfermedad.

El filme del brasileño Kleber Mendonça Filho, tiene virtudes aunque flaquea en el peor momento, el comienzo, en esa especie de preámbulo evocativo de una época donde sobra absolutamente la tía Lucia y tantos abrazos y discursos tiñen la escena de cierta afectación cursi. Pero la historia no ha empezado realmente, se posesiona en tiempo presente, donde entra en escena Doña Clara, una reaparecida Sonia Braga, deslumbrante, que se adueña en cuerpo y alma de su personaje. Ella, el viejo edificio, la música brasileña y el mar son una presencia recurrente en este filme que es un sentido canto a la memoria de un lugar y de un país.

‘Aquarius’, en O Cinema Miami Beach, en el Tower Theater, con la presencia de Sonia Braga en la tanda de las 9:00 del viernes, y en Coral Gables Art Cinema, donde estará Sonia Braga el sábado, en las tandas de las 6:00 y 9:00 pm.

@pilarinayuso

  Comentarios