Revista Viernes

‘Split’, película curiosa y cargante

James McAvoy en una escena de ‘Split’ (2016).
James McAvoy en una escena de ‘Split’ (2016). Imagen de cortesía

Kevin Wendell Crumb (James McAvoy) es uno y muchos: un diseñador de moda que dice llamarse Barry, un hombre obsesivo con la limpieza que se autodenomina Dennis, un chico de 9 años que responde por el nombre de Hedwig, y veintitrés identidades más. Cada semana Kevin tiene una cita con la Dra. Fletcher (Betty Buckley), psiquiatra que le ayuda a entender su plural condición, pero ni ella misma sabe bien quién tiene delante, si Barry u otro de los personajes que habitan en el cuerpo del paciente.

El “múltiple” secuestra a tres jovencitas, no sabremos a ciencia cierta con qué objetivo, como no sea para ser devoradas, literalmente, por cierta bestia, como ha insinuado su captor entre muchos de sus disparatados soliloquios. Y el filme entero va y viene entre dos lugares, en realidad tres: un claustrofóbico sótano con habitaciones donde este loco tiene confinadas a las sufridas chicas, una línea intermitente de flash back al pasado de una de ellas, Casey (Anya Taylor-Joy) -que comparte con Kevin un trauma infantil-, y el departamento de la eminente doctora donde se llevan a cabo las sesiones. Ella da conferencias online sobre el trastorno de personalidad múltiple, y de paso nos enteramos de los detalles de la extraña enfermedad donde un mismo individuo puede asumir personalidades (incluso dolencias de salud) tan disímiles como diferentes son dos seres humanos. Muy curioso.

Al final tenemos un pasmoso trabajo actoral de McAvoy, y a M. Night Shyamalan (The Sixth Sense) a cargo de este thriller de horror de gran potencial dramático, pero la curiosidad gradualmente cae en picada por machacar demasiado en lo ya visto y entendido. Así como las cautivas de este filme, habrá quien solo pida que el terrorífico acto termine pronto para irse a casa.

El filme se exhibe en las salas comerciales.

@pilarinayuso

  Comentarios