Revista Viernes

‘Year by the sea’, sensiblero y demodé

Una escena de la película ‘A Year By The Sea’.
Una escena de la película ‘A Year By The Sea’. Foto de cortesía

A algunos tocará el corazón y a otros provocará un empalago de afectación Year by the Sea. No hay dudas de que la ópera prima del compositor para cine Alexander Janko, quien también escribe, tiene su personalidad propia. Pero es como una vieja butaca Regencia para quien prefiere una Vassily, cuestión de gustos.

La gran protagonista es Joan (Karen Allen), madre y esposa por tres décadas, que no soporta más su dependiente rol. Sus hijos, ya mayores, se van de casa. Y a su lado queda un hombre huraño (Michael Cristofer) que la ama “porque es normal que los hombres quieran a sus esposas y a sus madres”, y anuncia un traslado a Kansas. Ella toma su maleta y coge hacia otro lado, a Cape Cod, sola, en plan de redescubrimiento. “Nunca es demasiado tarde para reclamar tu vida”, es el lema.

En este retiro, entre paisajes de mar y una orilla de playa donde nadan focas, Joan conoce a otras personas con sus propios problemas, y especialmente a una dama mayor muy loca y joven de espíritu (Celia Imrie), que baila y sonríe a la vida, a pesar de sus tristezas. Luego llega de visita una vieja amiga y se arma el grupito. Aunque el entusiasmo que trasmiten estas buenas mujeres tan libres y espirituales no es contagioso.

Basado en las memorias de Joan Anderson, el filme lleva por dentro un mensaje amable. Por fuera es meloso, sensiblero y demodé. ¿Lo mejor?: ella, Allen, preferiblemente en las escenas en soledad.

El filme puede verse en AMC Aventura.

@pilarinayuso

  Comentarios