Revista Viernes

NATALIA DE MOLINA: debut a lo grande

Lo suyo es un sueño hecho realidad. Tras un par de años en Madrid tratando de concretar su aspiración de ser actriz, Natalia de Molina encontró la oportunidad dorada en uno de los papeles protagónicos de Vivir es fácil con los ojos cerrados. La película de David Trueba cuenta, en tono de ficción, los pormenores de la visita de John Lennon a Almería en 1966, en donde rodó How I Won the War, un curioso filme de Richard Lester en el que tuvo uno de los papeles protágonicos, durante un breve período en el que consideró cambiar de carrera y dedicarse a ser actor.

La experiencia para De Molina fue simplemente asombrosa. No solo le tocó trabajar con uno de los directores más respetados de España, sino que compartió casi todas sus escenas con Javier Cámara, el actor de Almodóvar que hoy es una de las grandes estrellas del cine ibérico. Pero eso no es todo. La película fue un gran éxito y obtuvo siete nominaciones a los Goya, y ganó seis. Uno de esos premios fue para De Molina, en la categoría de Mejor Actriz Revelación.

“Todo ha cambiado para bien a partir del premio”, admite De Molina en entrevista exclusiva. “Después que fue elegida como la película del año en España y que se reconoció el trabajo de todo el equipo, la gente que ni sabía que existía ahora me conoce, y me ha visto trabajando en esta película maravillosa. Ojalá esto sea el principio de una larga carrera”.

En el filme, que se proyectó durante el pasado Festival Internacional de Cine de Miami y este viernes se estrena Coral Gables Art Cinema, De Molina encarna a Belén, una joven embarazada que no sabe qué hacer con su vida, y que comparte un viaje en carretera con un profesor de inglés fanático de los Beatles que intenta llegar a Almería para intentar hablar con Lennon. De Molina señala que, según le ha comentado Trueba, la eligió porque “siempre le parecí que perfectamente podía ser de otra época”, aduce, “no solo físicamente, sino en mi forma de ser. Es que soy muy tímida, como el personaje, y en la actualidad las chicas de mi edad tienen otro tipo de personalidad. Pero realmente, con Belén comparto las ganas de decidir. Si algo me ha enseñado Belén ha sido que tenemos que tener el control de nuestra propia vida”.

Lo que distinguió a De Molina de las chicas de su generación, sin embargo, era su profundo conocimiento de Los Beatles y de Lennon, ya que desde pequeña escuchó en forma regular casi todas sus canciones.

“Mi padre es un ‘beatlemaníaco’ desde siempre. De jovencito tenía un grupo con sus amigos y cada uno de ellos era uno de los Beatles. He nacido escuchándolos como algo supernormal. De todos modos, admiro mucho más al profesor en que se inspira el personaje de Cámara, que es una persona real. Es un profesor que quería enseñar a sus alumnos a través de las canciones de los Beatles, en una época en la que aquí ellos no estaban especialmente bien vistos”, apunta.

Desde que ganó el Goya, De Molina ha rodado con otra actriz de Almodóvar, Rossy de Palma, Solo química, en la que también participa el popular actor José Coronado. Tambié tiene en camino la comedia Cómo sobrevivir a una despedida, en la que tuvo el papel protagónico. El hecho de que su debut en el cine se estrene comercialmente en Estados Unidos la entusiasma y aunque por ahora es un sueño lejano, no descarta algún día incursionar por Hollywood.

“Esta película ha sido un regalo tras otro, las cosas que estoy pasando con ella han superado a cada momento lo anterior. Es decir, desde el primer momento en que superé las pruebas y accedí a los castings, hasta el primer día que me dijeron que sí, que iba a ser yo, hasta el primer día en que me vi rodando. Luego cuando terminamos la película, y la presentamos en el Festival de San Sebastián y más tarde fuimos a los Goya. A veces me cuesta creer que me hayan pasado tantas cosas y que ahora de repente la película cruce el charco y vaya a Estados Unidos”, confiesa con entusiasmo. • 

  Comentarios