Revista Viernes

Olivia Munn: la gran promesa de Hollywood

En los últimos tiempos el nombre Olivia se ha puesto de moda en Hollywood gracias al espectacular ascenso de Olivia Wilde, Olivia Thirlby, Olivia Cooke y Olivia D’Abo. No hay que desestimar, sin embargo, a Olivia Munn, la alta belleza de cabello oscuro que primero triunfó como conductora de televisión y, desde que debutó como actriz, avanza en su carrera en forma imparable. En la primera película que estrenará Johnny Depp en el 2015, la delirante comedia de acción Mortdecai, Munn comparte cartel de igual a igual con la gran estrella del cine.

Pero antes la veremos junto a Eric Bana en Deliver Us from Evil, una propuesta de terror inspirada en una historia real que llega este viernes a nuestras carteleras. Allí, Munn encarna a la esposa del oficial de policía que interpreta el actor australiano, quien debe investigar un caso que transforma para siempre sus creencias. Algo similar le ocurrió a la actriz, que se pasó noches sin dormir después de ver parte de un video de la policía de Nueva York.

“Antes de hacer esta película no creía en que existiera nada después de esta vida, pero después de ver el video del exorcismo que tuvo lugar en la historia real, no me quedó otro remedio que empezar a cuestionarme ciertas cosas”, admite Munn en entrevista exclusiva. “Eso es lo interesante de la fe, que tu manera de entender el mundo puede cambiar de la noche a la mañana. Confieso que mi propio cambio me sorprendió”.

En el filme, en el que el venezolano Edgar Ramírez tiene uno de los papeles principales, el personaje de Munn descubre que, a medida que su marido se involucra en un caso de posesión diabólica que deriva en violencia familiar, en su casa comienzan a ocurrir hechos extraños que afectan también a su pequeña hija.

“Quise participar en el proyecto porque me encantan las películas de terror, y lo que me atrajo de esta historia es que está basada en los relatos de un sargento de la policía de Nueva York, y el hecho de que se trate de una historia real le da otro dramatismo. El director nos dijo algo muy interesante, que la diferencia entre la ficción y la realidad es que la ficción no tiene que seguir una lógica. Cuando vemos una película, podemos creer las cosas más insólitas, pero cuando algo aparentemente imposible ocurre en la vida real, necesitamos encontrarle una explicación, y a veces, como en este caso, simplemente no existe”, teoriza.

Munn, de 33 años, nació en Oklahoma; es hija de una vietnamita de origen chino que escapó de su país después de la guerra. De niña acompañó a su madre y a su padrastro, un oficial de la fuerza aérea, a una base norteamericana en Japón, en donde vivió casi toda su infancia y adolescencia. Allí descubrió la actuación y el modelaje. Sin embargo, antes de que concluyera la escuela secundaria, su madre se divorció y las dos regresaron a Oklahoma, donde cambió drásticamente de rumbo. Apasionada por el periodismo, lo estudió en la universidad, y sus primeros trabajos fueron como reportera en NBC en Tulsa y, tras mudarse a Los Angeles, en Fox Sports, en la que comentaba los partidos de la liga universitaria de fútbol americano y de básquet femenino.

Poco a poco comenzó a intentar suerte en el cine, lo cual se concretó mientras conducía el programa Attack of the Show, en la cadena de cable G4, dedicada a cubrir el mundo de los videojuegos, y en The Daily Show with Jon Stewart.

“Siempre quise ser actriz, pero como crecí en una familia militar, nunca tuvimos dinero, y los sueños ambiciosos siempre son muy onerosos. Por eso fui primero a la universidad y tuve que conseguirme un trabajo. Resolver mi situación económica fue la clave para dedicarme de lleno a la actuación”, reconoce.

Su mejor papel ha sido en la exitosa serie The Newsroom (HBO), en la que interpretó a Sloan Sabbith en 19 episodios. Las cosas, claro, cambiarán sin duda cuando en febrero se estrene la película más importante de su carrera hasta ahora:

“Me encantó trabajar con Johnny. Tanto mi personaje como el de él son muy exagerados. Aprendí a correr en un caballo, a bailar y a tirarme a través de las ventanas. Mortdecai está llena de humor y, además, compartí cartel con Johnny y con Ewan McGregor. ¿Qué más podía pedir?”, señala entusiasmada. • 

  Comentarios