Revista Viernes

We Are the Best!: definitivamente las mejores

Con We Are the Best!, no se sabe si lo que uno está viendo es una clase de improvisación magistral o una ficción muy bien interpretada, así de buenas son las actuaciones de las jóvenes protagonistas, unas chicas de 12 y 13 años que se desempeñan como si estuvieran viviendo sus propias vidas, divirtiéndose y haciendo lo que quieren, contagiando con ese vigor a las inquietas cámaras.

Dos de ellas son Bobo (Mira Barkhammar) y Klara (Mira Grosin). Las teenagers, en 1982 en Estocolmo, se han tomado muy en serio la ética y estética punk, con sus peinados de rapados, crestas y pinchos y su negación de Dios y de todo lo conservador y preestablecido. Ambas le usurpan el espacio de ensayar a unos chicos mayores y muy pesados que tienen una banda heavy, y se ponen a tocar su propia música punk, una especie de disonante ruido, Klara con la guitarra, Bobo en la batería. No tienen la menor idea de cómo tocar los instrumentos, pero les sobra lo que hace más falta: deseos de pasarla bien.

Un tema, o más bien un par de versos que han dedicado secretamente al maestro de Educación Física de su escuela y lleva como estribillo: “Odio el deporte”, es la chispa que las mueve. Y para que les enseñe un poco, suman a la banda a una tercera niña, Hedvig (Liv LeMoyne), tradicional y cristiana, que canta temas aburridos en su guitarra clásica, llevándola a la causa del pelo corto y la voluntad de hacer las cosas de otra manera.

El sueco Lukas Moodysson, narrador y director de un cine indie y experimental, que ha realizado anteriores trabajos con el tema adolescente, con sus chicas de Show Me Love ( Fucking Åmål ) y de Lilya 4-Ever, hoy regresa a esa edad con esta pequeña historia, tan fresca y distraídamente alocada, basada en una novela gráfica de Coco Moodysson, Never Goodnight.

Lo más acusado del filme es, sin dudas, estas jovencitas extraordinarias, y especialmente la actuación de la asombrosa Mira Grosin. Moodyson ha sabido captar el espíritu de esta temprana adolescencia, de tres amigas que exhiben una auténtica mezcla de rebeldía, picardía e inocencia. Definitivamente son las mejores, porque hacen lo que quieren hacer, sin importar lo que otros piensen y sin permiso de nadie. • 

  Comentarios