Revista Viernes

Keri Russell en medio de la acción

A finales de la década de 1990 Keri Russell enterneció a millones de adolescentes en el mundo, que siguieron con pasión sus aventuras amorosas en aquel gran éxito de la televisión que se llamó Felicity y por el que ganó un Globo de Oro en 1999. Aunque en aquel entonces ya era una veterana de la pantalla chica, para muchos la serie fue la forma de descubrir esa ternura a flor de piel que la caracteriza. Curiosamente fue el mismo J.J. Abrams –que le había dado aquel papel– quien le mostró que también podía brillar en el cine de acción cuando la invitó a participar en Mission: Impossible III, en la que encarnó a la novia de Ethan Hunt. Y aunque en los años que siguieron probó con la comedia, las historias románticas y el terror, fue en su retorno a la acción con el papel protagónico en la serie The Americans (FX Networks) que la carrera de Russell volvió a despegar.

“Es sorprendente que me vaya tan bien con este género”, admite la actriz de 38 años en entrevista exclusiva. “Aunque si me pongo a pensar, no lo es tanto porque en lo único en que verdaderamente me he entrenado es en ballet. Pero creo que en la vida uno siempre termina encontrando su camino. Sin duda disfruto de la parte física de la actuación, porque la danza fue mi primer lenguaje y mi primer amor, por lo que estoy aprendiendo a usar mi cuerpo como mi mejor herramienta de trabajo”.

Russell da buena muestra de ello en Dawn of the Planet of the Apes, la nueva secuela de la longeva franquicia que la Fox logró revivir con Rise of the Planet of the Apes, que llega hoy a los cines de todo el país. La sombra de Abrams y de Felicity tuvo también que ver con este proyecto, ya que Matt Reeves, que fue la mano derecha del famoso director en aquella serie, fue el elegido para estar al frente de la décima entrega de la franquicia iniciada en 1968.

“El es la razón por la que me sumé al proyecto, porque le tengo un enorme respeto como guionista y director. Me intrigó mucho que Fox lo eligiera para que se pusiera al frente de una de sus grandes películas del verano, porque a decir verdad, a mí no me fascinan. Prefiero las películas más pequeñas, en las que el peso está puesto en los personajes. Sin embargo, al convocarlo a él, el estudio encontró la fórmula perfecta para aportarle al proyecto una enorme dosis de sensibilidad. Reeves fue capaz de crear algo muy íntimo aun con toda la espectacularidad de una película en 3D”, señala.

Aunque Russell no está segura de que la decisión de Fox sea el inicio de una tendencia, confiesa que no le vendría nada mal a la industria. “Es que si uno se fija en las películas que ganan todos los premios, esas son las producciones más pequeñas, pero que tienen corazón. Y aunque también me gustan las películas ambiciosas, si voy al cine, quiero sentir algo, busco que me conmuevan. ¿Por qué un filme con muchos efectos especiales no puede también tocarme el corazón?”, pregunta.

Por eso Russell está tan entusiasmada con el éxito de su serie, que acaba de concluir la segunda temporada y ya tiene garantizada una tercera, ya que según la actriz, es la televisión la que está pasando por su mejor momento.

“Actualmente los grandes estudios están haciendo muy pocas películas, por eso trabajar en los programas de cable es una gran oportunidad. El personaje que interpreto en The Americans es muy interesante, bastante inusual y un verdadero desafío, pero además es muy inteligente, si se le compara con lo que he hecho en el cine en estos últimos años. Si te fijas en lo que Robin Wright está haciendo en House of Cards, o Claire Danes en Homeland, son trabajos soñados. Lo mismo vale para los guiones que me dan en The Americans. Esta es la época dorada de la televisión por cable para las actrices, y en ese sentido, estoy muy agradecida de participar de ese fenómeno”, afirma entusiasmada.• 

  Comentarios