Revista Viernes

‘A todo color’: cineastas de Miami y de la isla unen esfuerzos

“Una generación de músicos cubanos se ha esparcido por el mundo”, “borrando distancias con rock and roll y timba”, son las frases que anuncia el tráiler de A todo color, documental del joven cineasta miamense Randy Valdés, que se presentará por primera vez ante el público este viernes 11, en el Miami-Dade County Auditorium. El evento reunirá cine, una muestra de fotos fijas de La Habana de Elvis Suárez –también productor y uno de los fotógrafos del filme– y la música en vivo del grupo Tiempo Libre.

Valdés, que llegó a Miami siendo un niño, en 1994, y estudió cine en Full Sail University, en Winter Park, Florida, se propuso hablar de esa mezcla de influencias, culturas y circunstancias que ha producido la música cubana actual. Así, formó un pequeño equipo multidisciplinario de cineastas y colaboradores, entre ellos Suárez y Oscar Ernesto Ortega, quien reside en la isla y se encuentra en esta ciudad para presentar el filme. Valdés y Ortega, desde ambas orillas, tenían una carrera similar y unieron sus fuerzas creativas para este

proyecto.

A todo color, cuyo título viene de una canción del grupo Habana Abierta ( Habana a todo color), habla de una generación de músicos cubanos con gran talento, como Horacio “el Negro”, Gema y Pavel, los muchachos de Habana Abierta, Interactivo, que tuvieron una formación mayormente clásica en la ENA y otros conservatorios musicales de Cuba y, por razones variadas, políticas, económicas, y la necesidad de desarrollar sus carreras, han emigrado a todas partes del mundo”, contó Valdés a el Nuevo Herald.

“La intención con este proyecto”, explicó el director, “era tratar de entender yo mismo, y trasmitir al público por qué la música sonaba así, por qué era tan variada, por qué incluía tantas influencias de géneros que para mí eran completamente ajenos a la música cubana, cuál era la causa de eso”.

La causa la fue descubriendo en sus estudios y en el proceso de creación de este proyecto que ha tardado tres años en ver la luz. Motivado por su amor por la música cubana, Valdés, junto a su pequeño equipo filma y entrevista figuras y recoge imágenes en una variedad de países y ciudades como Cuba, Dinamarca, Nueva York, Miami, Madrid, Guatemala, Argentina y Yemén.

“Esas vivencias de los músicos en el mundo han influenciado su arte, ellos se han tenido que adaptar a otros sonidos, a otros códigos de lugares tan diferentes culturalmente, y la música que nosotros conocemos, la música contemporánea cubana es la consecuencia de estas mismas influencias, de esta misma evolución”.

Ortega, por su parte, que en Cuba asumió el trabajo fotográfico y otros aspectos creativos –porque en este “cine guerrilla”, hecho por cinco personas, “todos hacíamos todo”– comentó a el Nuevo Herald de la manera en que Valdés logró involucrarlos. Ortega no conocía al cineasta miamense cuando este llegó a La Habana con su sueño bajo el brazo, y bastó una conversación de 10 minutos para involucrarlo. “El proyecto era emocionante, nos atrapó a todos”, afirmó Ortega.

“Lo curioso”, apuntó Valdés, “es que yo quería contar una historia de artistas que estaban haciendo sus carreras en otras partes y ahora tenían la oportunidad de reunirse y de colaborar con colegas de su misma generación, e, inconscientemente, me di cuenta de que yo también estaba viviendo esa experiencia, estaba viviendo la historia que trataba de contar. Me di cuenta de que esta historia tenía una importancia que no entendía hasta ese momento, porque a todos nos ha pasado de una manera u otra, somos cineastas, ingenieros, médicos (…) hemos tenido que emigrar del lugar donde nacimos y desarrollar nuestras carreras con diferentes códigos y ahora tenemos la necesidad y el deseo de reunirnos y trabajar juntos con otros que son nuestros hermanos”.

Pero a la vez, cuenta el cineasta, “queríamos buscar la diversidad de sus historias y mostrar los caminos que tomaron”. “El documental habla mucho más de las vivencias y evolución de estos músicos, de sus historias humanas”, añade Ortega.

“Tenemos historias muy sensibles, que hablan de cómo los músicos hicieron para salir de Cuba, lo difícil que fue recomenzar sus carreras, pero también de cómo se están reencontrando músicos que no tenían contacto desde hace muchos años”, expresó Valdés, quien aprovechó para agradecer a FUNDarte por sus esfuerzos para romper estas barreras, y dio gracias también al apoyo de la Fundación Knight.• 

‘A todo color’, con música en vivo de Tiempo Libre, exposición de fotografía, viernes 11 y sábado 12, 8:30 p.m., On.Stage Black. Box Theater at Miami Dade County Auditorium, 2901 W Flagler St.

  Comentarios