Revista Viernes

Xiomara Laugart: esa manera de querer

Para Xiomara Laugart, cantar es como respirar, como vivir. Su talento natural despertó cuando, siendo muy pequeña, su padre le enseñaba canciones que ella repetía con inocencia, sin imaginar que años después se convertiría en una de las cantantes más representativas de toda una generación de cubanos.

El viernes 5 de septiembre, “La Negra”, como le llaman en el medio artístico, volverá a deleitar a ese público durante el concierto que ofrecerá en el café Hoy como Ayer.

“He tenido muchos maestros en la vida ”, dice la cantante nacida en Guantánamo al confesar que “me escapaba de la secundaria para ir a descargar”. Después, fue descubierta casi por casualidad junto a otros trovadores durante las peñas musicales que por aquellos años se realizaban en el Parque Almendares. Laugart formó parte, junto a Donato Poveda y Santiago Feliú, de una nueva generación de jóvenes que luchaban por hacerse un espacio en el ambiente musical de La Habana de los años 1980.

“En aquella primera etapa, trabajé con músicos jóvenes y aprendí mucho, porque tuve la suerte de dar mis primeros pasos en la música rodeada de gente muy talentosa”, dice, refiriéndose a sus inicios dentro del movimiento de la nueva trova cubana.

Su participación en el concurso de música Adolfo Guzmán en 1980, de la mano de su primer esposo, el compositor Alberto Tosca, le valió el tercer lugar con Paria, una canción que luego se convertiría en uno de sus sellos de identidad. “Fue una oportunidad muy importante para mí”, recuerda. “Imagínate, con solo 20 años el [concurso] Guzmán me brindó una gran plataforma para darme a conocer”.

Después de una etapa de desarrollo en la que colaboró con importantes músicos como Pablo Milanés y Raúl Torres y numerosas giras y premios en festivales internacionales, “La Negra” optó por irse de Cuba, apoyándose en la valentía de quien ya era una figura admirada en su tierra.

“Sentía que mi carrera debía desarrollarse y crecer, y que era el momento de partir”, recordó.

Se marchó a Italia, y tiempo después, en un viaje de vacaciones a Cuba, se le presenta la oportunidad de viajar a Estados Unidos, donde decide instalarse. “Llegué a Nueva York y tuve la suerte de encontrarme con Kip Hanrahan, un productor y músico de jazz muy importante con el que pude vincularme por primera vez al mundo de la grabación en Estados Unidos”.

Durante esos años neoyorquinos formó parte de la banda original de Yerbabuena junto a músicos de la talla de Descemer Bueno y Ahmed Barosso y protagonizó con mucho éxito un musical de Broadway en homenaje a “La Guarachera de Cuba”, Celia Cruz. “Para una cubana como yo, que creció en la isla, era tremenda responsabilidad asumir el reto, porque Celia es un ícono en todo el mundo”, señala con modestia Laugart, que también tuvo la oportunidad de compartir escenario con verdaderas estrellas de la música internacional en sus exitosas temporadas en el Zinc Bar, en el Greenwich Village de Nueva York, adonde acudían a verla figuras como George Benson y Natalie Cole.

Considerada una de las grandes voces cubanas de los últimos tiempos, la intérprete conserva un impresionante registro vocal que le permite moverse sin tropiezos de la trova tradicional al jazz o al nuevo filin. Su potente y refinada voz es capaz de transmitir las más disímiles emociones y de convertir en verdaderas creaciones canciones que son recordadas como himnos por miles de

cubanos.

Con 17 discos en su haber, Laugart tiene planes de volver muy pronto a los estudios de grabación. “El año pasado grabé con Chesky Records una producción muy minimalista con canciones de María Teresa Vera y el Trío Matamoros, y ahora tengo un par de propuestas de trabajo con Donato Poveda y Alfredo Triff”.

Qué manera de quererte, Hoy mi Habana, Se fue y ¡Oh melancolía! son algunos temas que forman parte de su repertorio y que siguen siendo ovacionados cada vez que la intérprete se presenta en los escenarios del sur de Florida. “La primera persona que me introdujo en Miami fue el maestro Meme Solís. Meme ha sido mi mentor en esta ciudad y fue el responsable de abrirme las puertas a un nuevo público que lo seguía por años y que ahora va a mis conciertos”, afirma cuando se refiere a su estrecha relación con el legendario compositor cubano.

“Tenemos preparada una noche muy especial, ya que celebraremos por adelantado el día de la Caridad del Cobre, que es mi cumpleaños, y tendré el privilegio de compartir el escenario con dos grandes amigas y colegas, la gran Malena Burke y Ana María Perera”, adelanta con relación al concierto de este viernes.

En el espectáculo no faltarán las sorpresas y la espontaneidad. “Estaremos cantando éxitos de nuestro repertorio y rodeados de grandes amigos y excelentes músicos. Estoy segura de que será una noche para recordar”. • 

Xiomara Laugart se presenta con Malena Burke y Ana María Perera el viernes 5, 10:30 p.m., en Hoy como Ayer, 2212 SW 8 St. (305) 541-2631.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios