Teatro

‘3 viudas en un crucero’, la nueva comedia de Pedro Román

Rosa Paseiro, Daisy Fontao y Marta Velasco en la obra de teatro “Tres viudas en un crucero”.
Rosa Paseiro, Daisy Fontao y Marta Velasco en la obra de teatro “Tres viudas en un crucero”. Cortesía

Valeriana la Gallega, Katiuska y Edelmira, a quien llaman Edel, son tres amigas cubanas que se ponen de acuerdo para irse de paseo en uno de los tantos cruceros que salen de Miami. Y ellas tres (los nombres de los personajes los tomé al vuelo, pues no aparecen, al igual que los datos técnicos, música, luces, escenografía, etc., en el programa de mano) son las protagonistas de 3 viudas en un crucero, la nueva comedia del cantante, compositor, dramaturgo, director y promotor cultural, Pedro Román, a quien se le debe, entre otros muchos éxitos, un clásico del exilio, Hamburgers y sirenazos.

El título de la pieza resulta algo engañoso porque la obra no transcurre “en” ningún crucero, sino que, dividida en dos actos, el primero se ocupa, entre otras cosas más o menos relacionadas, de los preparativos del viaje y el segundo se desarrolla finalizado el mismo. En realidad el viaje recreativo en el crucero, tema que el autor de la obra conoce muy bien, es un pretexto para disfrutar de tres primerísimas actrices, verdaderamente fuera de serie. La obra narra las peripecias de las tres mujeres que viven solas en un edificio para personas mayores en Hialeah. Valeriana la Gallega es la que toma la iniciativa de organizar un viaje por el Caribe, sus vecinas se entusiasman, la apoyan, y comienzan los preparativos, no exentos de complicaciones y tiranteces, que se manejan con un derroche de humor. Durante ese tiempo, las mujeres estrecharán mucho más su amistad, se conocerán mejor, mientras se cuentan historias de sus vidas, sobre todo la relación que mantuvieron con sus difuntos esposos, que al parecer no era de las mejores.

Una de ellas, versión femenina del clásico negrito del vernáculo cubano, está interpretada magistralmente por Marta Velasco. A ella solo le basta una mirada, un gesto, un movimiento, una modulación, para expresar mucho y desternillar al público de la risa. La viuda gallega, una mujer refinada, que ama la ópera, aunque aficionada a darse sus traguitos casi continuamente, está interpretada con gracia y delicadeza por Daisy Fontao. Canta hasta un cuplé que le queda de maravilla. El otro personaje, una mujer de carácter fuerte, aparentemente con poco tiempo por estos lares, ocurrente, con salidas muy humorísticas, y un dominio exacto del tempo, lo desarrolla la experimentada Rosa Paseiro. La obra de Román es una comedia con un humor muy medido, y en ocasiones suelto. Todo el libreto está manejado con mucho desenfado, pero a su vez, elegancia y ritmo narrativo. A veces se juega con el doble sentido y el diálogo se salpica con su poquito de sal gruesa, pero sin nunca caer en la vulgaridad o la chabacanería. Todo muy a tono con el ambiente que propone la sala, que es un típico café teatro, donde la audiencia, come, bebe, comparte y hasta interactúa con los personajes. Cada una de las actrices tiene un monólogo, justo en cuanto al tiempo, que le sirve de presentación y sienta las bases para algunos de los sucesos que ocurrirán después.

En resumen 3 viudas en un crucero es una divertidísima comedia para el disfrute de toda la familia. La risa está garantizada. Una pieza ágil, muy actualizada con lo que está sucediendo tanto en Cuba como en Miami. Se habla de “mulas” y “paladares”, de negocios no muy convencionales, con sus consecuencias, del todo predecibles. Es una oportunidad casi única de disfrutar de estas tres magníficas actrices, diciendo un buen texto, y dirigidas con mano segura.

Al finalizar la puesta de 3 viudas en un crucero, las actrices desplegaron un cartel que indicaba que llevaban 10 semanas consecutivas completamente vendidos. Y eso se pudo palmar también este fin de semana, cuando la sala Catarsis del Teatro Trail estaba colmada de público entusiasta, reafirmando su gran éxito taquillero. Lo mejor de la pieza, hay que ratificarlo, son definitivamente las actuaciones. Cuesta pensar en otro elenco más oportuno. Pedro Román como que bordó los personajes para estas estupendas actrices. Y le salió de oro.

“3 viudas en un crucero”, Sala Catarsis del Teatro Trail. 3715 SW 8 St. Coral Gables. Funciones: sábado 8 p.m. y domingos 5 p.m. Informes: 305-443-1009 o ww.teatrotrail.com.

  Comentarios