Televisión

Paola Núñez: una Reina que caza corazones

La actriz mexicana se aventuró a venir a Miami en busca de una telenovela que escapara al cliché del culebrón.
La actriz mexicana se aventuró a venir a Miami en busca de una telenovela que escapara al cliché del culebrón. Telemundo

Paola Núñez dejó atrás 15 años de una exitosa carrera como actriz y productora teatral en México para trabajar por primera vez en Estados Unidos, donde protagoniza la telenovela Reina de corazones, junto a Eugenio Siller, Juan Soler, Catherine Siachoque y Laura Flores.

“Tenía muchos deseos de salir de México y hacer una carrera internacional. Al mismo tiempo quería encontrar un proyecto que rompiera las estructuras establecidas en las novelas tradicionales, que presentan historias sumamente básicas, y este melodrama rompe esa premisa”, comenta Núñez sobre Reina de corazones, que transmite Telemundo. Esta tiene una intrincada trama –con tintes policíacos–, que no se rige por los esquemas de la mayoría de los culebrones latinos.

“Es una historia de amor con mucha acción y misterio, pero no tiene una narración lineal. Si te pierdes un capítulo, quizás no entiendas algunos sucesos de la trama”, dice la estrella que en esta aventura encarna a Reina Ortiz, una costurera humilde maltratada por su madrastra y hermanastra. Pero todo cambia cuando su vida da un giro inesperado y se encuentra en un laberinto de dudas que implican al hombre de su vida, encarnado por el actor mexicano Eugenio Siller, con el cual tiene una excelente relación.

“Nos llevamos muy bien y nos hemos hecho grandes amigos pues tenemos el mismo sentido del humor. Es increíble poder ser quien realmente eres y relajarte, ya que tenemos jornadas de trabajo hasta de 15 horas”, comparte la artista, que está muy contenta de trabajar en nuestro patio.

“Ya había venido varias veces de vacaciones a Miami y ahora es mi primera novela grabada en esta bella ciudad a la que me adapté muy rápido. Al principio estuvimos viajando unas semanas a Las Vegas para los primeros capítulos, y el resto ha sido aquí en diferentes locaciones y en los casinos locales”, dice la actriz, que no está solita en la Ciudad del Sol. Vino con su novio el actor Rodolfo Valdez, con quien lleva dos años de relación, y junto a él dice sentirse feliz, aunque no tienen planes matrimoniales.

“No pienso casarme por lo religioso, creo en la unión y el compromiso. Puede que tenga una boda por lo civil o una ceremonia muy especial, ya que quiero decirle a mi familia que mi novio y yo estaremos juntos por mucho tiempo y somos felices”, asegura Núñez que nació en Tecate, Baja California, y aunque sabía que dentro de ella se escondía una artista, jamás imaginó que llegaría a convertirse en estrella, pues era una niña muy tímida.

“Desde chiquita fui muy retraída. Me sentía incómoda de tratar con la gente y de conocer personas. Hasta que un día descubrí que a través de personajes ficticios podía comunicarme con la gente, y me escuchaban. A través de mis caracterizaciones lograba decir lo que quería y me la pasaba haciéndoles shows a mis padres, que me entendían perfectamente”, confiesa Núñez, que al ver el éxito de sus sainetes familiares decidió incursionar en la actuación.

“Lo chistoso del cuento es que, aunque me metí al teatro en mi ciudad, nunca actué. Una vez interpreté a un ángel mudo en una pastorela, otra vez me tocó encarnar a un búho”, recuerda con humor, y admite que su carrera se la debe en gran parte a su primo Rafael Amaya, el mero-mero “Señor de los Cielos”.

“Rafa me decía que en el DF podría encontrar trabajo de actriz y me convenció para que probara. Así lo hice, y a los pocos meses de llegar a la capital mexicana fui admitida en el Centro de Formación de Actores de TVAzteca. Mi primera novela fue Amor en custodia, y a partir de entonces comenzaron a ofrecerme muchos proyectos en el canal”, declara la bella tecatequeña, que en ese entonces grabó las telenovelas: Súbete a mi moto, Como en el cine, Mirada de mujer, el regreso, Las Juanas, Amor en custodia, Pasión Morena y Mientras haya vida, con el argentino Saúl Lisazo y la colombiana Margarita Rosa de Francisco, que fue un éxito en varios países de Latinoamérica.

“En el 2013, protagonicé el melodrama Destino, junto a Mauricio Islas. Recuerdo que me la pasé llorando a cántaros casi toda la novela. Siempre me pareció un poco ridículo que las protagonistas tuvieran que llorar todo el tiempo… y hasta traté de modificar el libreto, pero no lo logré porque el género es así. Según dicen, las lágrimas permiten que algunos televidentes desahoguen sus problemas”, explica la actriz, quien se ha vuelto una experta en derramar litros de llanto en las telelágrimas, pero también se ha destacado en el teatro y el cine mexicano.

“Me gusta mucho el ámbito teatral. En el 2010 participé en la obra Cinco mujeres usando el mismo vestido, pero como productora prefiero el teatro musical. Por ello la primera puesta en escena que realicé fue Aladino, y me fue de maravilla. Después monté la obra Sumergibles y luego el musical Vaselina”, comenta la estrella, que en el 2013 ganó el premio de la Asociación de Periodistas de Teatro Mexicano, como la Mejor Actriz de Comedia en la obra Un, dos, tres por mí y todos mis amores. De igual manera se ganó los aplausos del público con el estreno de la película Deseos, que estelarizó junto a Christian Bach, Edith González y Ari Boroboi, un filme muy sensual donde se muestra mucha piel.

“Otra película que me gustó mucho protagonizar fue El charro misterioso, que cuenta la historia del asaltabancos Alfredo Ríos Galeana, un personajazo que tiene una vida digna de llevarse a la pantalla. Pues además de robar bancos y fugarse varias veces de prisión, también era un mariachi en Garibaldi, que usaba máscara de luchador… y yo hago el papel de su mujer”, cuenta Núñez, que al terminar las grabaciones de Reina de corazones, viajará de vacaciones a México, pero planea radicarse una temporada en Los Angeles, donde probará suerte en el cine hollywoodense. • 

doraluzvargas@gmail.com

  Comentarios