Noticias

Exigen reparación de máquinas de votación en 25 condados

TALLAHASSEE -- Los piratas de computadora pueden cambiar los resultados de las elecciones en ciertas máquinas de votación que todavía se utilizan en 25 condados de la Florida, sin dejar ninguna huella, según dijo el secretario de Estado de la Florida, que le dio a Diebold Election Systems un plazo hasta el 17 de agosto para reparar el problema o perder el derecho a funcionar en el estado.

Un nuevo estudio realizado por la universidad Estatal de la Florida (FSU) encontró que, a pesar de algunas recientes reparaciones de programas de computadoras, un ‘‘adversario'' podría usar una tarjeta de computadora preprogramada para pasar los votos obtenidos por un candidato a otro, o para crear una especie de "ataque de boletas'', una maniobra que multiplica los votos de un candidato o crea un problema en las máquinas ópticas de votar que fabrica Diebold.

La decisión que tomó ayer el secretario de Estado Kurt Browning para estudiar las máquinas de Diebold tiene lugar casi dos años después que el estado y la compañía supieron del problema. Diebold ha dicho ahora que el problema será solucionado.

Browning reconoció la franqueza de la compañía al hablar del asunto, pero dijo que no quiere correr ningún riesgo.

"Hay un nuevo secretario a cargo de la situación'', dijo Browning. "Tenemos que afirmar que se trata de un problema importante, ya que demuestra que el sistema es vulnerable y se puede manipular, y la clave de todo esto es que quien lo haga puede hacerlo sin ser detectado''.

Browning señaló que su oficina examinará los problemas de seguridad para todas las firmas que fabrican máquinas de elecciones, entre ellas Elections Systems & Software machines, cuyas máquinas emplean los condados Miami-Dade y Broward.

Una nueva ley estatal exige que, para el año próximo, todos los condados deben usar máquinas con comprobantes de papel, así como también todas deberán dejar de utilizar las máquinas de pantalla táctil (semejantes a las de los cajeros automáticos) que se usan en los principales condados urbanos. El Condado Monroe utiliza sistemas Diebold.

Mark Radke, portavoz de Diebold, dijo que la compañía está "ampliando todo el sistema'' basándose en los hallazgos hechos por el equipo de Seguidad y Aseguramiento de la Información Tecnológica de la FSU. "No hay riesgos con respecto a los votantes'', dijo Radke. "No se trata de cambios grandes''.

La compañía hizo aseveraciones similares a finales del 2005 después que el supervisor de Elecciones del Condado de Leon, Ion Sancho, permitió que un científico finlandés experto en computadoras llamado Harri Hursti tuvo acceso a los sistemas de votación para ver si de una forma u otra podrían ser comprometidos. Hursti halló que las votaciones podrían cambiar apenas sin dejar rastro.

En ese momento, David Mann, entonces secretario de Estado del gobernador Jeb Bush, dijo que no estaba preocupado y, junto con Diebold, descartó el estudio de Hursti, argumentando que no era realista, porque no se había realizado en un mundo real. Radke destacó que Hursti rechazó una oferta hecha por funcionarios de elecciones de California para que repitiera allí el estudio que hizo en el Condado Leon.

Browning, que fue nombrado este año por el gobernador Charlie Crist, dijo que no podrían ignorarse los resultados.

Además de exigir la modernización de los programas de computadoras, Browning tiene planeado pedirle a los supervisores de elecciones que tengan lista una política de seguridad para así poder asegurar una cadena de custodia para los equipos, una medida que indicaría quién tocó qué máquina y cuándo lo hizo.

La examinación de Browning fue una suerte de reivindicación para Sancho, pero el supervisor de elecciones dijo que no era más que el primer paso.

"El problema mayor que tengo en la mente es que como todos hemos estado dormidos al volante, tal vez existan pruebas más efectivas que podamos hacer'', expresó Sancho. ‘‘Lo cierto es que hay muchas cosas que aún no conocemos''.

  Comentarios