Noticias

Se apodera el gobierno federal de la agencia de viviendas

MATTHEW I. PINZURmpinzur@MiamiHerald.com

Hoy por la mañana, el gobierno federal se apoderó del control de la Agencia de Viviendas de Miami-Dade, acusando al condado de administrar deficientemente programas para más de 25,000 familias de las más necesitadas del área.

''No se trata de castigar a nadie, sino de rectificar un grave problema'', dijo Orlando Cabrera, asistente del secretario del Departamento de Viviendas y Desarrollo Urbano de Viviendas Públicas (HUD).

La incautación, que ha estado contemplándose al menos desde febrero, establece un potencial reto legal por el control de casi $275 millones en dinero federal utilizado para construir viviendas públicas, vales para ayudar en los alquileres así como la reconstrucción de proyectos de viviendas en Liberty City.

El alcalde de Miami-Dade Carlos Alvarez, el administrador del condado George Burgess y el director de la comisión Bruno Barreiro no respondieron de inmediato las llamadas que se les hicieron. A través de una portavoz, Alvarez dijo que sostendría una conferencia de prensa a las 2:30 p.m.

El administrador nombrado por el HUD, Donald LaVoy, tendrá una autoridad casi absoluta en lo concerniente a contratar , despedir, gastos y operaciones. El alcalde Alvarez, el administrador del condado y el jefe de la comisión perderán de forma efectiva el control del departamento, un golpe devastador para su credibilidad, así como el poder para guiar dónde, cuándo y cómo el departamento encargado de las viviendas públicas se construye y se renueva.

Las incautaciones federales se han convertido en una práctica común en años recientes, pero siguen siendo relativamente raras. Sólo seis de las 4,100 agencias de viviendas públicas del país son administradas en la actualidad por el HUD, y otras cuatro incautaciones se han realizado desde finales del 2004, siendo los casos de Detroit y Nueva Orleans entre los más notables.

La incautación de Miami-Dade es hasta el momento una medida ilimitada y durará hasta que el HUD considere que los problemas han sido resueltos y la agencia está lista para funcionar por sí misma. En las primeras negociaciones, Cabrera sugirió un período de tiempo que podría ser de entre 18 a 24 meses, hasta que se alcancen los objetivos específicos que se buscan.

''Mientras más rápido terminemos con nuestra labor y concluyamos con la reestructuración de la agencia, más feliz estará todo el mundo'', expresó Cabrera. ``Esta administración y esta oficina siempre ha dicho que nos gusta que los gobiernos locales sean los que controlen sus problemas, no nosotros''.La agencia de viviendas fue blanco de un intenso escrutinio tras la serie de reportajes publicados por The Miami Herald el año pasado bajo el título de House of Lies (Casa de mentiras), que sacaron a la luz de forma contundente la ineficacia y el mal manejo de un sinfín de programas de viviendas. Algunos contratistas que recibieron millones de dólares para construir viviendas asequibles no entregaron apenas ningún proyecto, si es que entregaron alguno. Demoras constantes en lo que se refiere a la edificación de proyectos de viviendas obligaron a cientos de personas a abandonar sus casas durante años, en tanto miles de residentes de Miami-Dade todavía están en las listas de espera.

El alcalde Alvarez y la Comisión del Condado respondieron a estos problemas reemplazando a los jefes de la agencia, cancelando acuerdos con contratistas de dudosa efectividad, y volviendo a escribir las reglas de algunos de los programas de viviendas rentables, Tres de los contratistas cuyos trabajos fueron revelados por los artículos del Herald resultaron arrestados, mientras agencias policíacas han expresado que aún hay en camino otras investigaciones.

De cualquier modo, subsequentes auditorías convencieron al HUD de que Miami-Dade perdió o malgastó millones de dólares, una afirmación que los líderes del condado han rechazado en reiteradas ocasiones y dicen se debe a una mala información financiera.Cabrera dijo que el HUD solo volvería a poner a la agencia de viviendas en manos de la Comisión del Condado ``si nos demuestran que existe de veras trabajo común de supervisión entre el HUD y el condado como siempre debió haber habido y que funciona con efectividad con miras al futuro''.

  Comentarios