Noticias

Renuncia Jenne, jefe de policía de Broward

Ken Jenne
Ken Jenne

Ken Jenne, jefe del Departamento de Policía de Broward (BSO), y en determinado momento de su vida uno de los politicos más poderosos del Condado Broward, renunció a su cargo y accedió a declararse culpable de los cargos de corrupción federal relacionados con miles de dólares que al parecer recibió por parte de contratistas y empleados, dijeron esta mañana varias fuentes.

Luego de meses de angustia personal, Jenne decidió hoy aceptar el trato que le ofrecieron los fiscals sobre evasión de impuestos y otras acusaciones graves para de este modo limitar el tiempo de cárcel que cumpliría, ya que también se enfrenta a un encausamiento inminente de un jurado de instrucción por cargos todavía más graves de fraude y de lavado de dinero, apuntaron las fuentes.

La Oficina de la Fiscalía Estatal tiene pensado presentar las acusaciones, el acuerdo de culpabilidad y una declaración relacionada con las acusaciones en contra de Jenne hoy en una corte federal de Fort Lauderdale. En el acuerdo de culpabilidad se argumenta que Jenne, que gana $169,800 anuales como jefe de policía, se entregará hoy en horas de la tarde a las autoridades para debatir acusaciones de evasión de impuestos.

Es muy probable que Jenne cumpla algún tiempo de prisión —tal vez entre uno y dos años— y tenga que pagar impuestos y multas al Servicio de Rentas Internas, dijeron las fuentes.

Se cree que Jenne, un abogado que ha pasado la mayor parte de su vida como funcionario público, pierda también su licencia de la Asociación de Abogados de la Florida para ejercer como abogado y su pensión comojefe de la policía si es hallado culpable de los delitos que se imputan. Su pensión se estima en alrededor de $125,000 al año. En el acuerdo de culpabilidad al que llegó, se espera que Jenne admita haber abusado de la confianza del público, una concesión que dañaría sus posteriores esfuerzos por salvar su pensión.

Jenne, de 60 años, limpió su oficina el domingo y envió una carta al gobernador Charlies Crist y al BSO sobre su dimisión de hoy. Pese a los esfuerzos hechos, Jenne no pudo ser localizado para que hiciera comentarios sobre el particular.

''En estos momentos no queremos comentar acerca de nada'', expresó el abogado de Jenne, David Bogenschutz. "Quizás hagamos una declaración esta tarde, en dependencia de los eventos del día''.

Con la partida de Jenne, ha habido grandes especulaciones de que alguien de su círculo íntimo, como el coronel John Auer o el capitán Al Lamberti, podrían sustituirlo hasta que el gobernador nombre un jefe de policía interino.

Auer, que se incorporó al BSO en 1982, ha sido miembro del círculo íntimo de Jenne en los últimos años y esconsiderado un fuerte candidato para asumir las riendas de la agencia policíaca hasta que el gobernador designe a un nuevo jefe. Por su parte, Lamberti es un veterano policía que ha pasado toda su carrera en el BSO y cuenta con amplio respaldo entre sus compañeros y otros muchos empleados.

Hoy por la mañana, Elliot Cohen, portavoz del BSO, dijo que no sabía quién ''estaba dirigiendo el BSO'', y que como todo el mundo esperaba escuchar nuevas noticias. El encausamiento de Jenne le pone fin a una carrera realmente dinámica como politico demócrata que gozaba de un prestigio formidable desde Fort Lauderdale hasta Tallahassee.

Fue el ex gobernador Lawton Chiles quien en 1998 nombró al antiguo senador estatal como jefe de la policía Broward, provocando críticas de muchos que cuestionaron su falta de experiencia en agencias de la ley. Pero la ambición de Jenne impulsó de forma considerable la agencia, que casi duplicó su tamaño, alcanzando un presupuesto de $696 millones con 6,300 empleados y 14 ciudades bajo su control.

Sin embargo, a medida que el perfil político de Jenne se extendía a todo lo largo del Condado Broward —contres victorias como jefe de policía— , sus ambiciones financieras a su vez lo llevarían a su estrepitosa caída. La carrera de Jenne empezó a tener dificultades en abril de 2005 cuando el entonces gobernador Jeb Bush le ordenó al Departamento de Policía de la Florida (FDLE) que investigara al jefe después que The Miami Herald reveló que había ocultado los nombres de los negocios que le pagaron miles de dólares por sus servicios de consultoría.

La pesquisa condujo a un caso de un jurado de instrucción que luego descubrió que Jenne aceptó más de $100,000 en pagos no reportados de urbanistas contratados por el BSO que hicieron negocios con su agencia así como también con sus dos secretarias.

  Comentarios