Noticias

Difieren opiniones de terapeutas en juicio por la niña

La jueza Jeri B. Cohen. AP
La jueza Jeri B. Cohen. AP

Mientras sigue el juicio por la custodia de la niña de cuatro años que se ha convertido en el centro de una enconada disputa que se extiende a ambos lados del Estrecho de la Florida, la pequeña continúa viviendo entre familias que se enfrentan.

Hoy por la mañana, dos terapeutas que analizaron a la menor presentaron informes que difieren entre sí sobrelos encuentros semanales entre el padre sanguíneo de la niña, Rafael Izquierdo, campesino y pescador que vive en Cabaiguán, Cuba, y la pequeña cuyo nombre no ha sido revelado para mantener su privacidad.

Izquierdo está buscando volver a obtener la custodia de su hija y llevársela consigo de regreso a Cuba.

Frente a él está el Departamento de Niños y Familias de la Florida y el Programa Guardian-ad-Litem de Miami, quienes buscan que la chica permanezca con Joe and María Cubas, un matrimonio cubanoamericano de Coral Gables con quienes la muchachita ha estado viviendo en los últimos 18 meses.

Desde que hace dos meses Izquierdo llegó a Miami, la jueza de Circuito de Miami-Dade, Jeri B. Cohen le hapermitido visitas semanales a la niña, que celebrará sus cinco años este fin de semana. Algunas de las visitas han sido supervisadas por el terapeuta Julio Vigil, en tanto otras han tenido lugar durante la noche y no han tenido ningún tipo de supervision.

En su informe semanal a la jueza, Vigil testificó hoy que los encuentros entre Izquierdo y su hija se han convertido cada vez en más agradables y que la niña lo ha ''recibido con un beso y un abrazo'' durante una visita que el hombre le hizo a principios de la presente semana.

''La niña se ha referido a él como 'padre' en seis ocasioness diferentes'', le dijo Vigil a la jueza.

"Lo ha llamado Papi varias veces".

Otro de los terapeutas, Miguel Firpi, sin embargo, brindó un informe drásticamente diferente de la actitud de la niña con respecto a Izquierdo, afirmando que la menor incluso se negó a abandonar la casa de sus padres adoptivos ayer para salir a una de las visitas programadas. Su afirmación fue apoyada por las palabras del matrimonio Cubas.

''Lo he dicho antes y lo repito ahora: es la niña la que está sintiendo sobre ella toda esta carga emocional'', dijo Firpi.

  Comentarios