Noticias

Falleció el escritor Carlos Victoria

Esta madrugada falleció en Miami el escritor cubano y nuestro compañero de trabajo Carlos Victoria, víctima de una enfermedad terminal. Tenía 57 años.

“Carlitos fue un profesional entregado y responsable, un escritor con pasión y disciplina, un hombre sensible y un buen amigo. El Nuevo Herald pierde a su guardián de la noche, todos perdemos a un ser querido”, escribió el director del periódico, Humberto Castelló, en una comunicación enviada a la redacción.

Carlitos, como lo conocíamos en la redacción del periódico, nació en Camagüey, Cuba, en 1950. En 1965 ganó el premio de cuentos auspiciado por la fundación de la revista El Caimán Barbudo , pero en 1971 fue expulsado por "diversionismo ideológico" de la Universidad de La Habana, donde cursaba estudios en Lengua y Literatura Inglesas.

En 1978 fue arrestado por la Seguridad del Estado cubana y todos sus manuscritos fueron confiscados. Sin posibilidad alguna de publicar en su país natal, Victoria salió de la isla en 1980 por el puente marítimo Mariel-Cayo Hueso, y desde entonces sus cuentos aparecieron en antologías y revistas literarias en Estados Unidos, Francia y América Latina, logrando siempre buena acogida del público y la critica.

Junto a su cercano amigo Reinaldo Arenas, figuró entre los fundadores de la revista Mariel en 1983.

En 1985 uno de sus relatos fue incluido en la selección anual del diario francés Le Monde . Pero su reconocimiento como escritor se consolidó a partir de 1992, cuando la Editorial Universal de Miami publicó su libro de cuentos Las sombras en la playa . Al año siguiente dio a conocer su primera novela, Puente en la oscuridad , ganadora del premio Letras de Oro en 1993.

Desde entonces escalonó una personalísima obra narrativa, que incluye las novelas La travesia secreta (1994), La ruta del Mago (1997) y El salón del ciego (2004), y el volumen de relatos El resbaloso y otros cuentos (1997).

Sus narraciones fueron traducidas al inglés y al francés. La novela La travesia secreta fue seleccionada en el 2001 como el Mejor Libro Extranjero del Año en Francia.

Una selección de sus mejores relatos se publicó en España por la editorial Aduana Vieja, en el 2004. Su obra figura como uno de los más sensibles testimonios de la condición cubana, fugitiva de la isla y desgarrada en el exilio.

Siempre estuvo opuesto a que sus textos aparecieran publicados en Cuba, pues rechazaba profundamente la esencia represiva del régimen y sus manipulaciones políticas en el terreno de la cultura.

Cumpliendo con su última voluntad, no habrá servicios fúnebres. Sus restos serán cremados.

Que En Paz Descanse.

  Comentarios