Noticias

Niegan fianza a tres sospechosos del asesinato de Sean Taylor

Eric Rivera, de 17 años, seguido por su abogado Wilbur Smith, hace su primera aparición en corte en Ft Myers tras ser arrestado por el asesinato del jugador de fútbol Sean Taylor en Miami.
Eric Rivera, de 17 años, seguido por su abogado Wilbur Smith, hace su primera aparición en corte en Ft Myers tras ser arrestado por el asesinato del jugador de fútbol Sean Taylor en Miami. Miami Herald Staff

A tres de los cuatro jóvenes acusados en la muerte de Sean Taylor, estrella de los Washington Redskins, les negaron la fianza hoy por la mañana en un tribunal de circuito del condado Lee.

Venjah Hunte, de 20 años; Eric Rivera, de 17, y Charles Wardlow, de 18, fueron acusados de homocidio, invasión de morada y robo a mano armada.

Un cuarto individuo, Jason Scott Mitchell, de 19 años, enfrenta los mismos cargos, aunque no se presentó en el tribunal. Mitchell se presentará en el tribunal el domingo por la mañana.

Según las leyes de la Florida, cualquiera que cometa un delito grave en que ocurra una muerte puede ser acusado de asesinato. Wilber Smith, abogado que representa a Rivera, calificó de tragedia los hechos.

"Esto es lo que creo que sucederá: este caso se solucionará rápidamente. Obviamente, la policía ha recibido declaraciones de algunos de los acusados y declararán contra los que no han declarado'', dijo Smith.

La Policía de Miami-Dade indica que los cuatro individuos entraron por la fuerza en la casa de Taylor en Palmetto Bay con la intención de robar, no de matar.

Por lo menos uno de ellos, Mitchell, había asistido a una fiesta de cumpleaños en casa de la hermana de Taylor en meses recientes. Además, Wardlow es primo del novio de la hermana de Taylor, que se había estado quedando en la casa.

Los detectives de Miami-Dade creen que los individuos no sabían que Taylor estaba en la vivienda. Taylor hubiera jugado en Tampa anteriormente si no se hubiera lesionado una rodilla.

La antigua estrella de la Universidad de Miami, machete en mano, sorprendió a los ladrones mientras su esposa e hija pequeña se escondían en la habitación.

"Uno de los individuos tenía un arma de fuego. Sean Taylor recibió un balazo de uno de los individuos durante la comisión del robo a mano armada'', según el informe del arresto del detective Juan Segovia.

Los detectives no dijeron quién pensaban que había disparado. La policía afirma que ha habido más de una confesión.

Smith le dijo a los reporteros que no podía confirmar la veracidad de los rumores de que Rivera era el que había disparado. Smith dijo que debía hablar con su cliente hoy sábado más tarde.

El abogado dijo de Rivera: "Lo interrogaron todo el día. No ha dormido en toda la noche. Se le podía ver en los ojos''.

John E. Evans III, abogado que representa a Wardlow, dijo el sábado por la mañana en una entrevista por teléfono que había hablado con su cliente hacía una hora.

"Está preocupado y exhausto'', dijo. Agregó que el informe del arresto indica que Wardlow confesó el robo.

"Excepto eso, los detalles de la declaración jurada son muy pocos'', explicó Evans.

El abogado agregó que no creía que su cliente había disparado o que se hubiese encontrado un arma de fuego. Añadió que es posible que Wardlow tenga antecedentes de esquizofrenia y convulsiones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios