Noticias

Incierto el rumbo de la oposición venezolana

La reforma radical a la constitución propuesta por el presidente Hugo Chávez terminó en un fracaso que el mandatario matizó de inmediato como una derrota momentánea al anticipar que persistirá en la instalación de un sistema socialista en Venezuela.
La reforma radical a la constitución propuesta por el presidente Hugo Chávez terminó en un fracaso que el mandatario matizó de inmediato como una derrota momentánea al anticipar que persistirá en la instalación de un sistema socialista en Venezuela.

Una nueva interrogante enfrentaba ayer la anteriormente fracturada e impotente oposición venezolana tras la derrota del presidente Hugo Chávez en el referendo constitucional: ¿Y ahora qué hacemos?

Una docena de estudiantes universitarios han surgido en calidad de personalidades políticas durante la campaña a favor del "No''. Un general retirado y un partido político antes aliado de Chávez ganaron estatura criticando las propuestas de reforma constitucional de Chávez.

Pero el control de Chávez es básicamente total sobre todos los resortes del poder en Venezuela, desde Congreso y los tribunales hasta el Banco Central, y todavía le quedan cinco años en la presidencia.

También cuenta con poderes especiales, que le otorgó el Congreso, hasta junio del 2008, que le permiten aprobar por decreto varias medidas favorables a los trabajadores y que estaban en los temas sometidos a referendo el domingo.

Y aunque reconoció públicamente que los electores habían derrotado su propuesta de enmendar 69 artículos de la Constitución, dejó en claro que el revés es temporal en su campaña por establecer un Estado socialista.

El revés del domingo claramente le costó a Chávez su aura de invencibilidad y probablemente impulse a la oposición, dijo Javier Corrales, profesor de Ciencias Políticas del Amherst College. Pero Corrales agrega que Chávez mantiene la fuerza política.

"Si se va a perder una elección, esta la mejor derrota'', dijo. "La elección no reduce el control del partido de gobierno sobre el Congreso o en las gobernaturas. Fue el margen de derrota más pequeño posible''.

Chávez todavía disfruta de un alto nivel de aprobación y sus aliados ocupan 20 de las 22 gobernaturas y los 167 curules de la Asamblea Nacional, excepto los siete puestos que ocupa el partido Podemos, que rompió con Chávez por las reformas.

Ismael García, líder de Podemos, dijo el lunes que seguiría distanciado de Chávez y de los grupos tradicionales de la oposición en lo que calificó de un "tercer polo''.

Pero Timoteo Zambrano, jefe de relaciones internacionales del oposicionista partido Un Nuevo Tiempo, dijo que pronostica que la oposición se consolidará contra Chávez nuevamente en las elecciones para alcaldes y gobernadores el próximo años y que habría acuerdos entre los candidatos de oposición para no competir unos con otros.

"Las fuerzas prochavistas sufrirán derrotas importantes'', dijo.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios