Noticias

Aprueban nueva Constitución en Bolivia

Seguidores del presidente boliviano Evo Morales participaron en una vigilia en las afueras del edificio donde sesionó la Asamblea Constituyente, mientras adentro se aprobaba una nueva Carta Magna en ausencia del principal partido opositor.
Seguidores del presidente boliviano Evo Morales participaron en una vigilia en las afueras del edificio donde sesionó la Asamblea Constituyente, mientras adentro se aprobaba una nueva Carta Magna en ausencia del principal partido opositor. AP

La Asamblea Constituyente aprobó ayer una nueva Constitución con una mayoría oficialista y en ausencia del principal partido de oposición, aunque con la participación de fuerzas opositoras minoritarias.

La nueva Carta Magna, que algunas regiones anticiparon que desconocerán, otorga mayor poder a los indígenas y permite la reelección "consecutiva'' del presidente, algo que no está en el actual texto. Ahora deberá ser ratificada en un referéndum probablemente en septiembre del 2008.

El vicepresidente de la Asamblea, Roberto Aguilar, aclaró que todos los artículos fueron aprobados por dos tercios de voto de los presentes, excepto uno que limita la posesión de tierras que no será superior a 10,000 hectáreas por persona. Una consulta popular dirimirá el asunto.

Tras la aprobación, dirigentes cívicos de Santa Cruz y Tarija anunciaron que desacatarán la norma y demandarán la ilegalidad de la misma. Líderes opositores de seis de los nueve departamentos se reunirán en las siguientes horas para acordar medidas de resistencia, porque a juicio de ellos la norma aprobada no representa a la totalidad del país.

"Es una proyecto autoritario que sólo busca perpetuar a Morales en el poder'', afirmó el dirigente cívico tarijeño, Raynaldo Bayard.

La nueva Carta Magna consagra un estado plurinacional en este país donde el 62 por ciento de los habitantes se define como indígena, y daría lugar a una renovación de todos los poderes en plazos todavía no definidos.

Asimismo, el documento reconoce autonomías a las regiones pero también a los originarios, principal punto de desencuentro con la rica región de Santa Cruz en el oriente que encabeza la oposición a Morales.

Los líderes cruceños anunciaron el sábado que aprobarán su propio estatuto autonómico en una asamblea popular el 15 de diciembre.

Grupos afines al gobierno celebraron la aprobación con petardos y bandas de música, tras la maratónica sesión que comenzó el sábado por la noche en esta ciudad andina. Anteriormente, el oficialismo había modificado los procedimientos para hacer expedito el tratamiento.

El debate comenzó hace 19 meses y enfrentó al gobierno y regiones opositoras a Morales, lo que provocó la muerte de tres personas en enfrentamientos, hace dos semanas, de grupos de la oposición con la policía en la sureña ciudad de Sucre, sede original del foro.

Tampoco frenó la aprobación la denuncia internacional que emprendieron la pasada semana ante la OEA y la ONU cuatro prefectos opositores que acusan al mandatario de imponer una constitución oficialista.

Minutos después de la aprobación, Morales calificó como "una gran alegría para el movimiento indígena y popular'', la aprobación de la Carta Magna que en su criterio "consagra una transición pacífica'' durante una rueda de prensa en su residencia.

Reconoció que el texto permite la reelección continua del presidente pero también afirmó que habrá referendo revocatorio "para poner nuestros cargos a disposición del pueblo'' y destacó la prohibición para la instalación de bases militares extrajeras en territorio boliviano.

Morales también entregó al vicepresidente Alvaro García, jefe del Legislativo,un proyecto de ley para el referendo revocatorio de su mandato y el de los nueve prefectos (gobernadores), propuesta que anunció el miércoles como una salida a la crisis.

La nueva Constitución tiene 411 artículos, más del doble de la actual, refuerza la línea de nacionalizaciones de Morales e incluye regulaciones a los medios de comunicación. No obstante, es la primera vez desde que este país se hizo independiente en 1825 que una Constitución es redactada mayoritariamente por indígenas.

Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional la tercera fuerza de oposición, recalcó en el debate que la carta "impone una democracia unipartidaria'' y que "el cambio que espera el pueblo es un cambio concertado y no hecho a las patadas''.

  Comentarios