Noticias

La historia del niño Emmanuel conmueve y espanta a Colombia

Clara González de Rojas (der.) e Ivan Rojas (izq. al fondo), madre y hermano de la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, Clara Rojas, al salir del hotel para reunirse con el presidente venezolano Hugo Chávez en Caracas.
Clara González de Rojas (der.) e Ivan Rojas (izq. al fondo), madre y hermano de la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, Clara Rojas, al salir del hotel para reunirse con el presidente venezolano Hugo Chávez en Caracas. AP

El niño de tres años de edad abandonado en un hospital de las selvas del sur de Colombia y que podría ser el pequeño Emmanuel, nacido en cautiverio de una ex candidata a la vicepresidencia secuestrada por la guerrilla, tiene ya una historia de espanto propia de la guerra civil que padece este país sudamericano desde hace cuatro décadas.

Emmanuel es uno de los tres secuestrados que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían prometido liberar bajo la mediación del gobierno de Venezuela, pero según el presidente colombiano, Alvaro Uribe, el hecho de que el niño pudiera estar bajo custodia del Estado obligó a la guerrilla a suspender la entrega de los rehenes.

Juan David Gómez Tapiero es el nombre con el que el niño fue recibido en junio del 2005, todavía de brazos, en el estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), en San José del Guaviare, una convulsionada región del oriente del país.

Un hombre que se identificó como José Crisanto Gómez y que dijo ser tío abuelo paterno del niño, lo entregó al hospital público alegando que la madre del bebé, Martha Gómez Tapiero, dedicada a "oficios varios'', había desaparecido y abandonado a su hijo.

De acuerdo con el registro oficial del ICBF, el pequeño llegó "con signos de maltrato y presentó diagnósticos de desnutrición, paludismo, enfermedad diarreica aguda, leishmaniasis, fractura de húmero (del brazo izquierdo) y abandono social''.

El ICBF lo entregó para su cuidado al Defensor de Familia de San José, Alberto Cuta, quien luego fue degollado.

Posteriormente el bebé pasó en San Vicente a manos de una "madre sustituta'' de un programa estatal que entrega niños desamparados a mujeres que los cuidan mientras la justicia intenta entregarlos en adopción.

Las precarias condiciones de salud del niño pudieron ser subsanadas menos el daño que presentaba en el brazo. De acuerdo con versiones de testigos, Emmanuel sufrió una fractura cuando fue manipulado al nacer en un riesgoso parto en la selva, donde su madre Clara Rojas permanece como rehén de la guerrilla con otro centenar de personas.

En el 2005, el chico fue enviado por el ICBF a Bogotá, donde le fue practicada una cirugía reconstructiva del brazo en un hospital de caridad. La intervención fue exitosa, el bebé se recuperó y le fue entregado a una "madre sustituta'', cuya identidad no ha sido revelada y bajo cuyo cuidado permanece actualmente.

El niño también se ha recuperado ya del atraso psicomotor que padecía y su estado de desarrollo es satisfactorio.

La única persona en libertad que ha visto a Emmanuel es el suboficial de policía Frank Pinchao, que escapó del sitio en que Clara Rojas dio a luz a su hijo.

Pinchao contó que Emmanuel nació con un daño en el brazo izquierdo y que permanecía poco tiempo al lado de la madre, pues los secuestradores lo estaban criando a su lado.

Afirmó que entre todos los secuestrados reunieron sus harapos para hacerle ropa al niño y que ayudaban a cuidarlo cuando los guerrilleros lo dejaban con la madre.

Clara Rojas, compañera de fórmula de la también secuestrada Ingrid Betancourt, es una de cerca de 3,000 personas que la guerrilla mantiene como rehenes. Cerca de 1,000 más están en poder de los paramilitares de derecha y otro tanto en casas de seguridad de bandas de delincuentes, a las que suelen pertenecer miembros de la fuerza pública.

La hipótesis del presidente Uribe según la cual Emmanuel puede ser Juan David, se apoya en varias razones: nació en la zona donde se cree que la madre permanece secuestrada y en la misma época en que se sabe que dio a luz. Juan David, además, tiene un daño en el brazo izquierdo similar al que habría sufrido Emmanuel al nacer.

Además, el tío abuelo que entregó al niño en San José del Guaviare, fue a reclamarlo hace unos cuantos días alegando que en realidad era el padre y luego despareció. Según Uribe, las FARC lo buscan para matarlo a menos que recupere el niño.

Las dudas solamente las puede confirmar o descartar una prueba de ADN que, según expertos, debió realizarse antes de hacer pública la versión que, además, dio al traste con el proceso de entrega de Emmanuel, su madre y la ex congresista Consuelo González de Perdomo a una comisión multinacional, encabezada y apoyada por Venezuela, que esperó en vano durante cinco días en esta ciudad a que las FARC señalaran las coordenadas correspondientes para recogerlos.

Ayer, viajó a Caracas una comisión colombiana, integrada por dos funcionarios del ICBF, dos del Instituto de Medicina Legal y uno de la Fiscalía General de la Nación, para tomar una muestra de ADN de la abuela de Emmanuel, Clara de Rojas, la cual será comparada con el ADN del niño Juan David.

Pero el reputado genetista colombiano Emilio Yunis explicó ayer a El Nuevo Herald que ‘‘eso no se puede hacer, eso no tiene sentido científico. No hay ninguna prueba que se pueda hacer de una abuela a un nieto que confirme nada''. Por esa vía, en el mejor de los casos, se podría establecer un "linaje materno'' pero no la certeza de que Juan David sea Emmanuel.

De acuerdo con Yunis, si se toman pruebas de ADN de los tíos de Emmanuel, hermanos de Clara Rojas, se pude descartar o confirmar el parentesco "de una manera total'' y "ese es un resultado que se puede tener en cuestión de cuatro horas a partir del momento en que se obtengan las pruebas''.

Una tercera opción, agregó, consiste en buscar hebras de cabello en el cepillo que Clara usaba para peinarse en su casa, muestras de sangre que haya dejado en un hospital o un diente de leche de la infancia que pueda haber guardado la familia. En ese caso la comparación del ADN del niño y de la presunta madre es directa y se puede obtener "en media hora''.

El gobierno sostiene que tendrá los resultados de los estudios practicados a las muestras de sangre tomadas a la abuela, en 24 horas, contadas a partir de ayer.

Sea quien sea Juan David, el reporte de su hoja de vida leído por el alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, indica que durante las noches el niño "suele despertar, llama a la mamá y se duerme''.

  Comentarios