Noticias

Reaparece Castro en encuentro con Lula

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva toma una foto al gobernante Fidel Castro durante su encuentro de este martes en La Habana.
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva toma una foto al gobernante Fidel Castro durante su encuentro de este martes en La Habana. AP

El presidente brasileño Luis Inácio Lula Da Silva concluyó ayer su visita a Cuba entrevistándose con el gobernante Fidel Castro, a quien encontró con excelente salud, según sus declaraciones.

"Tiene una lucidez increíble, está con una salud impecable'', afirmó Lula a periodistas, y agregó: "Pienso que Fidel está listo para asumir un papel político en Cuba''.

Castro recibió a Lula vestido con traje deportivo y sentado, según imágenes que mostraron a la prensa funcionarios brasileños.

Son las primeras fotos --al menos cuatro-- de Castro desde octubre cuando fueron tomadas varias con el presidente venezolano Hugo Chávez. En ellas, el covaleciente gobernante cubano aparece delgado como en últimas ocasiones y sonriente. Junto a los dos mandatarios sólo se ve a un traductor.

Después del encuentro, que duró dos horas y media y durante las cuales, según el propio Lula, Castro habló dos horas y él el resto, el mandatario sudamericano subrayó que Castro "tiene una lucidez como en los mejores momentos''.

En una de las imágenes, Castro, sentado en unos sillones de mimbres en un lugar no identificado, tiene una cámara en la mano y parece bromear con Lula.

Después del encuentro con Fidel Castro, Lula fue despedido en la terminal aérea por el gobernante interino Raúl Castro, quien vestía un traje oscuro, y afirmó estar "muy satisfecho'' con los resultados de la visita, han sido "magníficos''. Agregó que "Brasil es nuestro hermano mayor... entre Brasil y Cuba ya somos 200 millones''.

La visita de Lula marcó el regreso de Petrobras a actividades de prospección petrolera en Cuba y era considerada por analistas internacionales como un voto de confianza del brasileño Lula a la administración de Raúl Castro, quien reemplaza desde julio del 2006 a su hermano de 81 años, Fidel Castro, convaleciente de una enfermedad intestinal.

Lula fue recibido oficialmente por Raúl Castro en el Palacio de la Revolución, en donde cenaron el lunes a puertas cerradas. Desde que en julio del 2006 fue sometido a una cirugía de emergencia por una afección intestinal, Fidel Castro delegó el poder a su hermano y desde entonces no ha sido visto en público.

Raúl Castro y Lula presenciaron la firma de 10 convenios en una ceremonia oficial, durante la que un locutor fue leyendo uno a uno el título de los pactos sin dar detalles de los mismos o montos de implementación.

En Brasil, la cancillería confirmó que al menos $100 millones de la cooperación se destinarán a alimentos. Según la prensa de la nación sudamericana, el financiamiento total va de $500 a $800 millones a sectores como el farmacéutico y de infraestructura.

No se conocieron más detalles de los tres convenios entre la petrolera local Cupet y Petrobras: un acuerdo marco, otro para la construcción de una planta de lubricantes en la isla y el último para realizar prospección de crudo de bloques cubanos en el Golfo de México.

"Lula decidió que ésta no va a ser una visita de despedida a Fidel'', sino "un voto de confianza a Raúl'', declaró en entrevista telefónica Phil Peters, un analista de temas cubanos del Instituto Lexington, con sede en Washington.

Esta es la segunda visita del presidente sudamericano a la isla. La primera, en el 2003, también estuvo marcada por un fuerte contenido comercial. Desde entonces el intercambio pasó de $117 millones en el 2001 a $453 millones en el 2006.

Según Peters, giras como las de Lula muestran el desacuerdo de muchos países con la política de Washington hacia la isla, a la cual mantiene sancionada para presionar a que cambie su sistema político.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios