Noticias

Pentágono busca pena de muerte para seis de los sopechosos del 9/11

El Pentágono dio a conocer hoy varios documentos donde se acusa a seis detenidos en la Base Naval de Guantánamo de los ataques terroristas al Pentágono y a las torres gemelas del World Trade Center, acusando los seis sujetos de conspirar en el asesinato de casi 3,000 personas el 11 de septiembre del 2001. La condena que se busca es la pena máxima, en caso de que los cautivos sean hallados culpables.

El general de la Fuerza Aérea Thomas Hartmann, consejero legal de las comisiones militares, dijo que los hombres fueron acusados de haber participado en ''un plan largo y muy sofisticado elaborado por la organización terrorista al Qaeda para atacar a Estados Unidos''.

Si las acusaciones logran abrirse camino a través del proceso del Pentágono, los seis detenidos podrían serjuzgados de forma simultánea. De cualquier modo, no está asegurado un caso de pena de muerte. Susan Crawford, una asistente especial nombrada por el gobierno del presidente George W. Bush en el Departamento de Defensa, tiene que decidir independientemente si los acusados se encausan o no por un delito capital.

Entre los acusados, se halla en un prominente primer lugar, dijo Hartmann, el reputado cerebro organizador de los ataques del 9/11 Khalid Sheik Mohammed, un ex cautivo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que, según transcripciones del Pentágono, tuvo a su cargo todo el complot, junto a otras 12 personas.

Hartmann identificó a los otros cinco acusados como:











El documento con la lista de acusaciones del Pentágono no menciona el supuesto asesinato del corresponsal del diario Wall Street Journal, Daniel Pearl, a manos de Khalid Sheik Mohammed. Fuentes habían mencionado que Mohammed admitió haber decapitado al periodista con sus propias manos. Al ser consultado sobre esta discrepancia, Hartmann contestó que el fiscal encargado del caso fue el que decidió excluir los cargos de asesinato por los momentos.

Ninguno de los seis hombres tienen abogados militares. Pero, de acuerdo a las reglas de Corte Marcial, el Pentágono les asignará oficiales estadounidenses encargados de defenderlos. El grupo podría recibir además ayuda de grupos de abogados que se han ofrecido de voluntarios para ayudar a los acusados con sus casos.

Hatmann subrayó que los juicios a estos supuestos terroristas no serán secretos aunque algunas evidencias serán selladas por razones de seguridad nacional.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios