Noticias

Hillary sigue en la pelea hasta la convención

La campaña de senadora Hillary Rodham Clinton continuará después de la primaria de West Virginia y llevará su batalla por la nominación presidencial demócrata hasta la convención del partido este verano, si para entonces ni ella ni el senador Barack Obama han adquirido suficientes delegados para garantizar la nominación, informaron el viernes sus asesores de campaña.

Geoff Garin, uno de sus estrategas de campaña, y Howard Wolfson, el director de comunicaciones, dirigiéndose a la prensa en un desayuno el viernes, acabaron con las especulaciones de que Clinton se retiraría de la contienda tras derrotar a Obama en West Virginia, como se espera.

"No creemos que se escogerá un nominado hasta que alguien llegue a los 2,209 delegados, cifra que incluye a la Florida y Michigan'', dijo Wolfson. "Si eso ocurre para el 3 de junio, alguien será nominado. Si no, la pelea por la nominación continúa''.

Esto ocurre mientras el respaldo de los superdelegados a Obama aumenta. Dichos superdelegados son personalidades influyentes del partido que pueden votar por quien ellos quieran. Los asesores de Obama dijeron el viernes que ya tenían ocho nuevos superdelegados, incluyendo a uno que antes respaldaba a Clinton.

La ex primera dama también está a la zaga en el conteo de delegados comprometidos, y no cuenta con muchos fondos. Aun así, sus asesores establecieron una estrategia según la cual el que ella obtenga la nominación dependerá de que se gane a la clase trabajadora, los blancos de las zonas rurales y las personas mayores, y que siga insistiendo en que se acepten los delgados de Michigan y de la Florida. Dichos delegados quedaron excluidos porque sus estados desafiaron las normas partidistas y adelantaron sus primarias.

"A la senadora Clinton le va mucho mejor con los votantes de la clase laboral en general'', dijo Garin. ‘‘Tradicionalmente ésos han sido los votantes clave en elecciones generales, y creemos que la evidencia es obvia de que la senadora Clinton es mejor candidata para ganarse esos votos para el Partido Demócrata en noviembre''.

Clinton fue más directa sobre su enfoque en una entrevista con USA Today el jueves:

"Tengo una base mucho más amplia para una coalición'', afirmó.

Después, se refirió a un artículo de Associated Press, que decía haber concluido que "el respaldo por Obama entre los estadounidenses que trabajan, y que trabajan duro, se está debilitando, y que las personas de la raza blanca (en Indiana y Carolina del Norte) que no tienen diplomas de estudios superiores'' la respaldan a ella.

En la reunión de ayer, Garin y Wolfson sugirieron que la mayor influencia de Hillary Clinton entre los demócratas de menos nivel social le dará a ella más fuerza para poder respaldar a otros candidatos demócratas a escaños del Congreso.

Presentaron documentos que sugieren también que 20 nuevos congresistas demócratas de distritos de tendencia republicana tendrán más oportunidad de reelegirse a segundos términos si Clinton es la candidata nominada porque ganó 16 de esos 20 distritos en las primarias.

"Creemos que la evidencia dice que la senadora Clinton puede hacer más por ayudar a los demócratas a ganar una mayoría más significativa en el Congreso en el 2008'', dijo Garin.

No todo el mundo acepta esa lógica. Clinton sufrió una deserción importante el viernes cuando el superdele-gado Ronald Payne, representante de New Jersey y ex presidente del Concilio Negro del Congreso, trans-firió su respaldo a Barack Obama.

"Luego de una minuciosa consideración, he llegado a la conclusión de que Barack Obama puede efectuar mejor el cambio que nuestro país quiere y tan desesperadamente necesita'', dijo Payne en un pronuncia-miento por escrito. "El personifica los ideales estadounidenses de esperanza, optimismo y la capacidad de confrontar retos difíciles para resolver los problemas igualmente difíciles''.

Clinton tenía una agenda repleta el viernes, con planes de hacer campaña en Portland, Oregon, y Louisville, Kentucky. Y tiene programada una celebración del Día de las Madres en Nueva York.

Mientras tanto, Obama trata de parecer más y más el candidato que espera aceptar la nominación de su partido este verano en Denver. En un discurso el viernes en Beaverton, Oregon, Obama no mencionó a Clinton.

"Habrá verdaderas diferencias en la boleta en noviembre'', dijo en comentarios redactados. "Creo que ya es hora de que Washington se esfuerce por las esperanzas y sueños de ustedes. Y eso es lo que haré diariamente como presidente de Estados Unidos''.

  Comentarios