Noticias

Aprueban contrato por dos años para superintendente Alberto Carvalho

La Junta Escolar de Miami-Dade aprobó el viernes el propuesto contrato de $275,000 del nuevo superintendente Alberto Carvalho aunque con una importante diferencia: el contrato será por dos años y no por tres como se había negociado inicialmente.

La votación fue un revés para Carvalho, que en cierto momento le dijo a la Junta Escolar que no aceptaría el cargo de manera interina.

Un término de dos años pone más poder en manos de la junta, dificultándole a Carvalho poner en práctica su agenda.

Tras una votación 6-3, Carvalho le dio las gracias a los miembros de la junta.

"Les prometo trabajar con cada uno de ustedes'', dijo.

No tomó preguntas de la prensa tras la reunión pero, desde el estrado, le pidió a los representantes de los medios que se también vinieran cuando el distrito estuviera discutiendo temas educacionales.

Inicialmente, el miembro de la junta Agustín Barrera había negociado un contrato de tres años con Carvalho. Pero la junta lo derrotó tras el surgimiento de una controversia sobre la forma en que éste había sido seleccionado, y sobre una serie correos electrónicos que presuntamente mostraban una relación románntica entre Carvalho y una antigua reportera del Miami Herald.

Carvalho, de 44 años, en un veterano de 18 años en el distrito. Empezó su carrera como profesor de física y fue ascendiendo hasta encabezar los esfuerzos legislativos del distrito.

Consiguió la jefatura del sistema escolar el 10 de septiembre, el mismo día en que la junta concluyó un acuerdo de $368,000 para finalizar los servicios del anterior superintendente Rudy Crew.

A Carvalho también se le había pedido encabezar las escuelas del condado de Pinellas.

Sin embargo, poco después de iniciar sus funciones, algunos miembros de la comunidad cuestionaron la forma en que Carvalho había sido seleccionado. La junta no admitió solicitudes ni tuvo un proceso formal de revisión.

Aunque el asesor legal interino de la junta Luis García dijo que ésta no había violado las leyes de la Transparencia, el grupo ético de la junta llegó a la conclusión de que ésta "había violado los principios de la equidad y la transparencia''.

Los correos electrónicos crearon otra fuente de controversia.

Carvalho, que está casado, ha descrito su relación con la reportera del Miami Herald Tania deLuzuriga como simplemente profesional y ha negado cualquier relación romántica con ella. Los mensajes electrónicos no han sido autentificados.

Antes de que la junta discutiera el contrato de Carvalho el viernes, una docena de miembros del público intervinieron.

Muchos vinieron para elogiar a Carvalho y exhortar a la junta a ratificar su contrato.

Charles Viscito, que había presentado una queja sobre la forma en que se había escogido a Carvalho, también habló.

"Yo los exhorto a no entrar en ningún contrato a largo plazo con el superintendente a no ser que estén seguros de que las cuestiones que se han planteado han quedado completamente resueltas'', dijo.

"Estén seguros de entrevistar a a todos los posibles candidatos'', dijo Frederick ‘‘Buck'' Thornburg, miembro del comité de ética.

Varios miembros de la junta apoyaron empezar de nuevo el proceso de selección para que la junta pudiera aceptar solicitudes y recibir información del público.

Evely Greer, miembro de la junta, dijo que abrir el proceso "daría un foro para que los disgustados, los teóricos de las conspiraciones y los que genuinamente quieren al sistema escolar pueden hacer saber sus opiniones''.

Rennier Díaz de la Portilla también apoyó abrir el proceso de selección.

De no ser así, Carvalho "entrará en su cargo bajo una nube negra'', afirmó. ‘‘Siempre habrá cuestiones sobre el proceso y su manejo de las subsiguientes alegaciones''.

Otros, sin embargo, expresaron su apoyo por Carvalho.

"Creo que el Sr. Alberto Carvalho será un superintendente ejemplar'', dijo la vicepresidenta Perla Tabares Hantman.

Barrera, Greer, Hantman y los miembros de la junta Wilbert "Tee'' Holloway, Martin Karp y Solomon Stinson aprobaron un contrato de dos años.

  Comentarios