Noticias

Obama considera a Hillary y Richardson para la Secretaría de Estado

El presidente electo Barack Obama está considerando a sus principales rivales en las elecciones, Hillary Rodham Clinton y Bill Richardson, para ocupar el cargo de secretario de Estado, revelaron ayer fuentes demócratas que prefirieron el anonimato.

Obama se reunió con Richardson ayer en Chicago, al día siguiente de que sostuviera una cita con Clinton en su oficina de Chicago, afirmaron varios funcionarios demócratas.

La reunión con Clinton hizo estallar una burbuja de especulaciones en torno a que transformaría a la ex primera dama y feroz rival de campaña en uno de los principales miembros de su gabinete y la principal voz diplomática del país.

Obama permaneció en el mutismo y no se le vio en Chicago, al otro día de su discreta reunión con Clinton en su oficina en esa ciudad. Hillary se dirigió a una reunión sobre tránsito en Nueva York y dijo en forma enfática: "No voy a especular ni a decir nada sobre la próxima administración del Presidente electo, y voy a respetar su proceso''.

Por otra parte, se informó que Obama se reunirá el lunes con John McCain, en un diálogo que de acuerdo con su equipo de transición se centrará en su cooperación para enfrentar diversas cuestiones que afectan al país.

Obama no ha escogido su secretario de Estado y considera otros candidatos, indicaron funcionarios demócratas.

Otros que posiblemente son considerados son el senador John Kerry, demócrata por Massachusetts y el senador en retiro Chuck Hagel, republicano por Nebraska.

Un funcionario demócrata indicó anoche que Obama estaba discutiendo la posición de secretario de Estado con Richardson.

Si escoge a Clinton, esa sería una sorprendente decisión para Obama. Así lo sería también otorgar cualquier papel en el gobierno a McCain.

La semana pasada se rumoró que Clinton, que peleó fuertemente con Obama por la nominación presidencial de su partido, era contendiente al cargo. Pero las conversaciones al respecto se enfriaron mientras activistas del partido cuestionaban si era la idónea para el máximo cargo de la diplomacia de Estados Unidos en el gobierno de Obama.

Asesores tanto de McCain como de Obama esperan que se le ofrezca un puesto en el gobierno al derrotado candidato presidencial republicano, pero los asesores de Obama indicaron que le gustaría que el senador por Arizona se uniera a él en legislaciones por las que ambos han abogado, como el cambio climático, la reforma de gobierno, la inmigración y una veda a la tortura.

El tema resurgió ayer en Washington y otros lugares, un día después de que Obama nombró a varios ex colaboradores del presidente Bill Clinton para que lo ayudaran en las tareas de la transición.

El vocero de Clinton, Philippe Reines, refirió las preguntas al respecto al equipo de transición de Obama, el cual señaló que no tenía comentarios.

El encuentro de Obama con McCain será el primero desde las elecciones del 4 de noviembre.

"Es bien sabido que comparten la importante convicción de que los estadounidenses quieren y se merecen un gobierno más efectivo y eficiente y hablarán de mecanismos para trabajar juntos y hacerlo una realidad'', declaró la vocera de Obama, Stephanie Cutter, al anunciar el encuentro.

Cutter declaró que se reunirán en la oficina de transición de Obama con el senador republicano Lindsey Graham, amigo de McCain, y el representante Rahm Emanuel, demócrata por Illinois, que fue elegido por Obama como jefe de gabinete.

Por otra parte, Obama nombró a su amiga y partidaria Valerie Jarrett como asesora de alto rango de la Casa Blanca.

Jarrett, que contrató a Michelle Obama para un empleo en la oficina del alcalde hace años, es una de las amigas y asesoras más cercanas del Presidente electo. Su nombre se mencionó para varios altos cargos del gobierno. Pero Obama acordó darle el rol de asesora de alto rango, indicó un allegado a Obama que pidió el anonimato porque la decisión no se ha anunciado oficialmente.

Un asesor de alto rango de la Casa Blanca puede enfrentar una serie de tareas. Jarrett tiene experiencia en bienes raíces y la política de Chicago.

  Comentarios