Noticias

Récord en cifra de ventas de alimentos de EEUU a Cuba

Las ventas de alimentos de Estados Unidos a Cuba superan los $536 millones durante el 2008, la mayor cifra desde que Washington autorizó las transacciones comerciales con la isla hace ocho años.

El balance de las operaciones registradas entre enero y septiembre muestra que el gobierno cubano compró a empresas estadounidenses un total de $536,445,869, lo que representa un alza del 23 por ciento con relación a los $437.5 millones que marcaron un récord al término del 2007, de acuerdo con estadísticas reveladas ayer por el Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba (USCTEC).

Faltando aún por compilar las estadísticas del último trimestre del año, los pronósticos más conservadores indican que las importaciones cubanas en el mercado estadounidense podrían escalar hasta los $700 millones.

Las cifras proporcionadas por USCTEC --organismo independiente con sede en Nueva York-- indican que la empresa estatal Alimport realizó operaciones por $64.5 millones el pasado septiembre, tras el paso arrasador de los huracanes Gustav e Ike por la isla. Los ciclones dejaron pérdidas ascendentes a los $8,600 millones, provocando considerables estragos en la agricultura y las reservas alimentarias del país.

Pero el récord de exportaciones estadounidenses a la isla no indica necesariamente que el gobierno cubano esté adquiriendo mayor volumen de alimentos, debido a la subida de los precios de los productos en el mercado internacional y de los costos de los fletes marítimos.

"Simplemente están gastando más para obtener las mismas cantidades de productos que el pasado año'', explicó John S. Kavulich, consejero principal de USCTEC. ‘‘El incremento de los gastos está condicionado fundamentalmente por los precios de las materias primas''.

El reporte de USCTEC se sustenta en los reportes oficiales de los departamentos de Agricultura y Comercio, así como en los registros de compañías exportadoras, pero no incluye los costos añadidos de transportación, recargos bancarios y otros gastos derivados de los envíos de mercancías a la isla. Cuba dice que sus estadísticas comprenden los cargos asociados con el traslado de los cargamentos, pero no entrega documentos verificables para corroborarlo.

Según Kavulich, los principales productos obtenidos por Cuba en lo que va de año son maíz, trigo, soya, carne de ave y arroz.

Este mes, el presidente de Alimport anunció que Cuba se vería obligada a gastar más de $2,500 millones en la compra de productos agroalimentarios en el 2008, casi un tercio más de lo que había previsto a principios de año.

En esa ocasión, Alvarez indicó que Alimport estaba aumentando sus compras en todos los países para poder cubrir el déficit causado por los huracanes.

Pero la situación se ha agravado por la falta de liquidez del gobierno cubano, que ha incumplido incluso pagos fundamentales a inversionistas extranjeros --como los consorcios petroleros Sherritt y Pebrecan-- para poder lidiar con las compras en efectivo de alimentos y otros suministros básicos.

"Dentro de toda nuestra situación económica, estamos tratando de cumplir con todos nuestros compromisos'', indicó semanas atrás la ministra de Inversión Extranjera y Colaboración Económica, Marta Lomas, destituida de su cargo esta semana.

Cuba importa el 85 por ciento de los víveres de la canasta familiar, la mayoría de ellos a EEUU.

Las estadísticas divulgadas ayer sitúan a Cuba en el puesto 30 de la lista de países con mayor volumen de importaciones de productos agrícolas desde Estados Unidos.

La escalada de las compras cubanas se produce en un período de crecientes contactos y visitas de delegaciones estadounidenses a La Habana con el propósito de explorar oportunidades de negocios.

Empresarios y funcionarios gubernamentales de California, Dakota del Norte, Nueva York, Minnesota, Virginia, Texas y Carolina del Sur han viajado a Cuba desde enero para dialogar con representantes de Alimport y promover las ventas de productos agrícolas. Legislaturas estatales como las de Minnesota y Alabama han aprobado este año resoluciones condenando el embargo y a favor del libre comercio con la isla.

La llegada del presidente electo Barack Obama a la Casa Blanca es vista por numerosos analistas como una oportunidad dorada para flexibilizar el embargo y levantar restricciones impuestas por el Departamento del Tesoro a los pagos cubanos por cargamentos, en febrero del 2005.

Pero las posibilidades de una extensión de las opciones comerciales entre ambos países pasa por un punto clave: el otorgamiento de créditos que impide el embargo desde 1962.

"Cuba continúa comprando alimentos y productos agrícolas basándose en sus necesidades y en los potenciales beneficios políticos de estas transacciones; y esperando explotar la elección del presidente Obama'', apuntó Kavulich.

Desde que Cuba inició las compras de productos agrícolas a Estados Unidos en el 2001, el monto de las operaciones rebasa los $2,532 millones.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios