Noticias

Piratas somalíes del 'Sirius Star' piden rescate de $25 millones

Los piratas somalíes que mantienen secuestrado el superpetrolero saudita "Sirius Star'' reclamaron este jueves un rescate de $25 millones en un plazo de diez días, desafiando a la comunidad internacional, que está enviando cada vez más buques a la zona.

"Pedimos $25 millones a los propietarios sauditas del petrolero. No queremos negociaciones que se eternizan para solucionar este asunto'', declaró uno de los piratas a bordo del "Sirius Star'', Mohamed Said, contactado por teléfono por la AFP desde Nairobi.

"Los sauditas tienen diez días para satisfacer'' la exigencia, "si no, actuaremos de una forma que podría ser desastrosa'', agregó el pirata, sin más precisiones.

Los piratas capturaron el sábado el superpetrolero saudita cargado con dos millones de barriles de crudo, por valor de unos $100 millones. El barco está anclado desde el martes frente a las costas del pequeño puerto de Harardere, una de sus bases, situada a 300 km al norte de Mogadiscio.

El miércoles, el ministro saudita de Relaciones Exteriores, el príncipe Saud Al Faysal, confirmó que había negociaciones con los piratas.

"Sé que los propietarios del superpetrolero están negociando. No nos gusta negociar con terroristas ni secuestradores. Pero los propietarios del petrolero son en última instancia los árbitros de lo que ocurre allá'', declaró.

La captura del "Sirius Star'', de 330 metros de eslora, es la operación de piratería más espectacular jamás llevada a cabo en las costas de Somalia.

Según cifras de la Oficina Marítima Internacional (OMI), 94 barcos han sido atacados por piratas somalíes en el Océano Indico y en el golfo de Aden este año, una cifra en fuerte alza. Diecisiete de ellos siguen en manos de los captores, con 250 tripulantes a bordo.

Varios países han enviado ya buques de guerra a las costas somalíes para combatir el bandidaje, que sin embargo sigue causando estragos.

Ante la persistencia de ataques de piratas que exigen rescates, Rusia, que ya tiene un buque de guerra en la zona, anunció este jueves el envío de más buques.

"Después de el 'Intrépido', otros buques de la marina rusa se dirigirán a la región'', indicó el almirante Vladimir Visotski, citado por la agencia Ria Novosti, refiriéndose a un barco ruso enviado en septiembre a la zona.

Por su parte, el embajador ruso ante la OTAN, Dimitry Rogozin, pidió que se realicen operaciones militares desde tierra para combatir la piratería.

"Es cosa de la Unión Europea, la OTAN y de otros poner en marcha operaciones desde las costas para eliminar a los piratas'', declaró a la AFP Rogozin al insistir en que ‘‘sólo la acción naval no será suficiente para acabar con la amenaza de la piratería''.

Esta última es cada vez más preocupante, como dejó entrever la decisión de una de las mayores compañías marítimas del mundo, el grupo danés A.P. Moller-Maersk, que ordenó a todos sus barcos no pasar por el golfo de Adén.

Por su parte, los países ribereños del mar Rojo se reunieron el jueves en El Cairo para abordar el problema, ante el temor de que se reduzca el tráfico marítimo.

En la capital egipcia, responsables egipcios, jordanos, sauditas, sudaneses y yemenitas estudiaron "todas las opciones'' para luchar contra la piratería, según el portavoz de la cancillería egipcia, Hosam Zaki.

"El fenómeno amenaza la navegación en el mar Rojo, y obliga a algunos barcos a escoger otras rutas'', se alarmó el portavoz.

Egipto recibe importantes ingresos gracias al tráfico marítimo por el canal de Suez, que une el mar Mediterráneo con el mar Rojo.

Los países participantes en la reunión, además, abogaron por una mayor cooperación contra la amenaza de los piratas, pero no dieron más detalles.

La Unión Africana (UA) recordó que la explosión de la piratería no es más que la consecuencia del caos que reina en Somalia desde el inicio de la guerra civil en 1991.

Ante la eventualidad de un envío de buques a la zona, China dijo este jueves que confía en las resoluciones de la ONU para combatir la piratería en las costas somalíes.

Un pesquero chino con 24 marineros a bordo fue capturado la semana pasada ante las costas de Kenia, por piratas que lo llevaron a Somalia.

El martes, otro grupo se apoderó de un carguero con bandera de Hong Kong, operado por una compañía iraní, en el golfo de Aden, frente a las costas de Yemen.

  Comentarios