Noticias

Acusan a sujeto de tráfico humano en la Florida

POLICIAS DE Miami retiran de un bote el cadáver de un hombre que fue hallado flotando en las aguas de 
Virginia Key. Las autoridades sospechaban que se trataba de uno de los pasajeros de la embarcación que 
encalló en esa zona cuando transportaba a un grupo de indocumentados, seis de los cuales murieron.
POLICIAS DE Miami retiran de un bote el cadáver de un hombre que fue hallado flotando en las aguas de Virginia Key. Las autoridades sospechaban que se trataba de uno de los pasajeros de la embarcación que encalló en esa zona cuando transportaba a un grupo de indocumentados, seis de los cuales murieron. The Miami Herald

La Fiscalía federal formuló cargos a un hombre que transportó en una embarcación rústica desde República Dominicana hasta las costas de Virginia Key a un grupo de indocumentados dominicanos y brasileños, seis de los cuales murieron, según un encausamiento revelado el martes.

Crecencio Hernández, de 62 años, identificado como el capitán de la embarcación, afronta cargos de contrabando humano con el agravante de los pasajeros que murieron luego de lanzarse al mar.

Hernández fue detenido el pasado 31 de octubre luego de que agentes del Servicio Guardacostas de Estados Unidos localizaron, frente a las playas de Virginia Key, una embarcación de madera de bandera dominicana que había encallado. Virginia Key es un cayo situado entre Key Biscayne y Miami.

A bordo del bote los agentes hallaron a 12 dominicanos y en tierra firme del cayo las autoridades locales detuvieron a otros 14 indocumentados, entre quienes se encontraban 12 dominicanos y dos brasileños.

Las nacionalidades de los pasajeros llamaron la atención a las autoridades, pues de ordinario las embarcaciones de indocumentados interceptadas en las costas de la Florida son ocupadas por cubanos o haitianos.

Hernández, quien se identificó como pescador y marino por contrato, explicó a los agentes que aceptó guiar la embarcación hacia Estados Unidos a cambio de un descuento que le concedieron los individuos que organizaron la operación en República Dominicana.

De esa manera, explicó Hernández, el viaje por el que debía pagar $5,000 le costó $500.

Auxiliándose con un aparato de localización geográfica satelital (GPS) y un girocompás, Hernández logró arrimar a las costas del sur de la Florida el viejo y rudimentario bote en precarias condiciones de navegabilidad y que finalmente encalló.

La situación se tornó trágica cuando algunos de los pasajeros se lanzaron al mar. Esto ocurrió, según los agentes, cuando los barcos del Servicio Guardacostas y de los Departamentos de Bomberos y Rescate de Miami-Dade y Miami rodearon el bote. Los socorristas sacaron tres cadáveres del agua y días después encontraron otros tres.

El encausamiento estableció que dos de las víctimas son Pedro Manuel Portes Paulino y Danny Rodríguez Hernández. Los demás no han sido identificados.

Varios de los indocumentados, entre quienes se encontraban el ciudadano brasileño Danie Padhila y el domini-cano Gelson Matos Medini, señalaron a Hernández como el capitán de la embarcación.

Los indocumentados dijeron que pagaron o estaban dispuestos a pagar entre $4,000 y $12,000 a los organizadores en República Dominicana, afirma la acusación.

De ser encontrado culpable, Hernández afronta una condena de cadena perpetua.

  Comentarios