Noticias

Tesoro de EEUU organiza rescate de GMAC con 6,000 millones de dólares

El Departamento estadounidense del Tesoro anunció el lunes un paquete de 6,000 millones de dólares para rescatar al grupo de servicios financieros GMAC, filial de la constructora automotriz General Motors (GM) y del fondo propietario de Chrysler, Cerberus Capital Management.

En un comunicado, el departamento dijo que comprará 5,000 millones de dólares en acciones preferenciales con 8% de rentabilidad de GMAC, y otorgará un crédito de 1,000 millones a GM.

A cambio, el Tesoro recibirá garantías de GMAC en forma de títulos privilegiados adicionales, por 5% del valor de su compra de acciones, y obtendrá 9% del dividendo en caso de ser usadas.

De su lado, GMAC dijo que la venta de sus títulos preferenciales de intereses y garantías al gobierno fue completada el lunes.

Según el comunicado del Tesoro, los 1,000 millones de dólares para GM fueron asignados específicamente para la operación de recapitalización. "Para que GM pueda participar en la oferta de derechos en GMAC, en apoyo a la reestructura de GMAC en un holding bancario'', señaló el departamento.

Este paquete se agrega a un préstamo ya anunciado por el Tesoro a favor de la automotora, por 9,400 millones de dólares, para permitirle llegar a fin de año y alejar la perspectiva de bancarrota.

GMAC es la antigua división de crédito automotor de GM, que luego se independizó. El grupo financiero se diversificó en un sector tan afectado como el automotor, el del crédito inmobiliario, y perdió 5,000 millones de dólares en los últimos seis meses.

La quiebra de GMAC, que financia a concesionarios y a compradores de autos, solo incrementaría las dificultades para los fabricantes de vehículos en Estados Unidos, ya perjudicados por la caída del mercado.

Los préstamos fueron concedidos con carácter excepcional en el marco del plan de 700,000 millones de dólares para el rescate del sistema financiero aprobado.

Los recursos vienen acompañados por condiciones extremadamente estrictas: ambos grupos deberán emplear estos fondos "para tornarse financieramente viables'', según los términos del acuerdo con el Estado.

De aquí al 31 de marzo, deben probar su viabilidad o, en caso contrario, devolver el dinero.

Frente a la amenaza de una quiebra que habría causado miles de despidos, General Motors y Chrysler, dos de las tres grandes automotoras estadounidenses, aceptaron los términos del gobierno.

Ford, la otra de las "Tres Grandes'' de Detroit (Michigan, norte), bastión industrial del sector, pidió apenas una línea de crédito como previsión, pero que en principio no utilizará.

  Comentarios