Noticias

Rusia corta el suministro de gas a Ucrania al fracasar diálogo

Rusia anunció el jueves el cese de sus suministros de gas a Ucrania tras el fracaso de las negociaciones entre ambos países, desencadenando la preocupación de los países europeos por la seguridad de sus aprovisionamientos, que en su mayor parte pasan por suelo ucraniano.

Moscú dejó de suministrar gas a Ucrania el jueves, por falta de un acuerdo sobre el precio del servicio gas ruso a la antigua república soviética en el 2009 y ante el impago de la totalidad de la deuda de $2,000 millones de Kiev al gigante ruso Gazprom por el gas suministrado en el 2008.

El pulso entre Moscú y Kiev pareció endurecerse a última hora del jueves, pese a que previamente el presidente ucraniano, Viktor Yushenko, había afirmado que ambas capitales estaban cerca de un acuerdo, de forma que podrían firmar un contrato antes del 7 de enero.

Sin embargo, el presidente de Gazprom, Alexei Miller, advirtió horas después a Ucrania sobre un fuerte aumento en el precio del gas que le suministrará en el 2009, en vista de que rechazó la tarifa preferencial de $250 propuesta por Moscú.

"Gazprom suministrará gas a Ucrania a partir de enero al precio del mercado europeo de $418 por cada 1,000 metros cúbicos'', declaró Miller al canal ruso Vesti-24.

Rusia propuso el miércoles un precio de $250 por cada 1,000 metros cúbicos de gas sin aumentar la tarifa que le paga a Ucrania por el tránsito de su gas hacia Europa, que es actualmente de $1.7 dólares por 1,000 metros cúbicos cada 100 kilómetros.

La empresa nacional energética ucraniana, Naftogaz, consideró esa propuesta inaceptable y Yushenko subrayó el jueves que la tarifa del tránsito del gas hacia Europa debería aumentar si el precio de ese hidrocarburo destinado a Ucrania se revisaba al alza.

Naftogaz señaló haber propuesto un precio de $235 por cada 1,000 metros cúbicos, a cambio de que la tarifa del tránsito aumentara a $1.8. Yushenko estimó que su país debería pagar el gas ruso a entre $204 y $210.

Naftogaz y Gazprom prometieron cumplir sus obligaciones para con los abastecimientos hacia los países europeos que, recalcaron, no se verán amenazados.

  Comentarios