Noticias

Israel bombardea el sur del Líbano en represalia por disparos de cohetes

Israel bombardeó con artillería este sábado la región de El Qlailé, en el sur del Líbano, en represalia por disparos de cohetes contra el Estado hebreo desde territorio libanés, reavivando así la tensión en esta zona fronteriza.

Según la radio pública israelí, una mujer resultó herida de levedad cerca de la ciudad de Maalot, próxima a la frontera libanesa, por la explosión de un cohete disparado desde el Líbano.

Los servicios de urgencia israelíes dieron cuenta, por su parte, de "tres heridos leves'' israelíes.

"Dos cohetes fueron lanzados desde Líbano. Uno cayó en territorio libanés. El otro cruzó la frontera'' con Israel, declaró un portavoz del ejército libanés.

En represalia, "el enemigo israelí agredió Líbano disparando, uno tras otro, ocho obuses de artillería sobre la región de El Qlailé'', una zona de influencia del Hezbolá chiita al sur de la ciudad costera de Tiro, agregó.

El ejército israelí confirmó haber "replicado'' a los disparos, apuntando al sector desde donde se lanzaron los proyectiles, y calificó el incidente de "grave''.

No se tiene constancia de que haya víctimas del lado libanés.

El Estado hebreo hizo frente el sábado por la noche a otros disparos de cohetes, pero esta vez desde la franja de Gaza, por parte palestina.

Un cohete fue disparado contra la ciudad de Ashkelon, en el sur de Israel, sin causar víctimas ni daños materiales, según un balance de una fuente militar, que especificó que el artefacto explotó en la zona industrial de Ashkelon.

La ofensiva israelí en Gaza -del 27 de diciembre al 18 de enero, que dejó 1.330 muertos- tuvo como objetivo declarado acabar con los disparos de cohetes. Sin embargo, varias decenas de cohetes fueron disparados tras el fin de la operación, conllevando los correspondientes ataques de represalia por parte israelí.

En cuanto a los cohetes disparados desde territorio libanés, el movimiento chiita Hezbolá, contra el que el Estado hebreo libró una guerra en 2006 tras el secuestro de dos de sus soldados, negó estar implicado en este incidente, el tercero de este tipo en lo que va de año.

"El Hezbolá no tiene nada que ver con el disparo de cohetes'', aseguró a la AFP un portavoz del movimiento, Ibrahim Musaui.

El comandante de la Fuerza de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL), Claudio Graziano, que contactó a responsables de las fuerzas armadas israelíes y libanesas, ‘‘llamó a la moderación'', según la portavoz del contingente, Yasmina Buziane.

Los días 9 y 14 de enero fueron disparados cohetes desde el Líbano hacia el Estado hebreo, en plena ofensiva israelí contra el movimiento islamista Hamas en la franja de Gaza que en casi tres semanas (27 diciembre-18 enero) mató a 1.330 palestinos.

En aquel entonces el Hezbolá también negó su implicación en los hechos.

El gobierno israelí advirtió recientemente que consideraría responsables de los ataques a su territorio tanto a Hezbolá como a los dirigentes libaneses.

El gobierno libanés condenó los disparos, independientemente de donde vengan.

"Los obuses israelíes son una violación inaceptable e injustificada de la soberanía libanesa'', recalcó el primer ministro libanés Fuad Siniora.

La FINUL precisa que los dos cohetes fueron "disparados desde una plantación de plátanos del territorio libanés, a siete kilómetros al sur de Tiro''.

El conflicto de 2006 causó más de 1.200 muertos en Líbano, en su mayoría civiles, y 160 en el campo israelí, casi todos militares.

Los analistas estiman que los disparos de cohetes reiterados son obra de un grupúsculo palestino que actúa de acuerdo tácito con el Hezbolá.

  Comentarios