Noticias

Japón paga a inmigrantes latinos por regresar a sus países

Inmigrantes festejan en un bar de un centro comercial brasileño de Oizumi, Japón, en esta fotografía de archivo del 2006.
Inmigrantes festejan en un bar de un centro comercial brasileño de Oizumi, Japón, en esta fotografía de archivo del 2006. AP

Rita Yamaoka, madre de tres hijos que inmigró de Brasil, perdió aquí recientemente su trabajo en una fábrica. Ahora, Japón le ha hecho una oferta a la que tal vez no pueda negarse.

El gobierno pagará miles de dólares para llevar a Yamaoka, su esposo (ciudadano brasileño de ascendencia japonesa) y su familia de regreso a Brasil. Pero, a cambio, Yamaoka y su esposo deberán acordar que nunca más buscarán trabajo en el Japón.

"Yo siento un estrés inmenso. He estado llorando muy a menudo'', dijo Yamaoka, de 38 años, luego de una reunión con funcionarios locales que les detallaron su oferta en esta ciudad industrial del centro de Japón.

"Yo le digo a mi esposo que debemos tomar el dinero y regresar'', dijo, con los ojos llenos de lágrimas. "No podemos permitirnos quedarnos aquí por mucho tiempo más''.

La oferta que Japón está haciendo a cientos de miles de inmigrantes latinoamericanos de clase obrera, es parte de un nuevo impulso por animarlos a abandonar este país devastado por la recesión. Hasta el momento, al menos 100 trabajadores y sus familias han aceptado, según funcionarios japoneses.

Pero los críticos del programa lo han denunciado como miope, inhumano, y una amenaza al escaso progreso hecho por Japón para abrir su economía a los trabajadores extranjeros.

"Es vergonzoso. Es inhumano'', dijo Hidenori Sakanaka, director del Instituto de Política Migratoria de Japón, una organización investigadora independiente.

"Y Japón está cavando su propia tumba'', agregó. "Es posible que ahora estemos en recesión, pero está claro que no tenemos futuro sin trabajadores extranjeros''.

El programa se limita a los trabajadores temporales venidos de América Latina, cuyos padres y abuelos japoneses emigraron al Brasil y países vecinos hace un siglo para trabajar en las plantaciones cafetaleras.

En 1990, Japón --ante un creciente déficit de obreros-- comenzó a conceder miles de visas de trabajo especiales a los descendientes de esos emigrantes. Se estima que unos 366,000 brasileños y peruanos viven ahora en Japón.

Los trabajadores temporales se convirtieron rápidamente el mayor grupo de trabajadores extranjeros de clase obrera en un país en general adverso a la inmigración, copando los llamados trabajos de las tres K (kitsui, kitanai, kiken --duros, sucios y peligrosos).

Pero el sector industrial de la nación ha decaído, ya que la demanda por productos japoneses se ha evaporado, y el desempleo ha alcanzado su punto más alto en tres años, 4.4 por ciento. Las exportaciones japonesas bajaron en un 45.6 por ciento en marzo con respecto al año anterior, y la producción industrial se encuentra en su nivel más bajo en 25 años.

Nuevos datos del Ministerio de Comercio de Japón sugieren que la producción industrial podría subir en marzo y abril, cuando los fabricantes comiencen a relajar sus recortes de producción. Pero las cifras podrían tener más que ver con descensos en los inventarios que necesitarán ser compensados más que con un aumento en la demanda.

Mientras Japón espera que eso pase, ha tratado de agilizar la partida de los trabajadores extranjeros, lo cual podría aliviar el mercado laboral doméstico y las listas de desempleo.

"No habrá buenas oportunidades de empleo por un tiempo, de modo que esa es la razón que estamos sugiriendo que los brasileños Nikkei vuelvan a casa'', afirmó Jiro Kawasaki, ex ministro de Salud y principal legislador del Partido Liberal Democrático, que está en el poder.

Las visas Nikkei son visas especiales que se conceden por ascendencia o asociación con japoneses.

Kawasaki estuvo al frente de la fuerza de choque del partido gobernante que concibió el plan de repatriación, parte de una estrategia de emergencia más abarcadora para combatir el aumento del desempleo.

Según el programa de emergencia, presentado este mes, se ofrece a los trabajadores temporales provenientes de Brasil y otros países latinoamericanos $3,000 para el boleto, más $2,000 por cada dependiente --sumas atractivas para muchos inmigrantes. Se ha dicho a los trabajadores que se vayan que se pueden quedar con el cambio.

Pero los que viajen de regreso a sus países con fondos de Japón no podrán volver a solicitar una visa de trabajo. Sin ese estatus, la mayoría de ellos se verán imposibilitados de regresar alguna vez a Japón. Podrían regresar con una visa de turista por tres meses. O, si se hacen médicos o banqueros, entre otras profesiones, y tienen una compañía que los invite, podrían solicitar una visa profesional. España, cuyo índice de desempleo ha alcanzado el 15.5 por ciento, ha adoptado un programa parecido, pero los inmigrantes pueden reclamar su residencia y sus visas de trabajo luego de tres años.

Japón está siendo presionado para permitir los regresos, y los funcionarios han dicho que considerarán esa modificación en un futuro, pero no se comprometen a ella.

"Naturalmente, no queremos que esa misma gente regrese a Japón después de un par de meses'', dijo Kawasaki. "Los contribuyentes japoneses dirían: ‘¿Qué política ridícula es esa?' ''

El plan conmocionó a muchos, especialmente luego de que el gobierno aprobó recientemente una serie de medidas para ayudar a los extranjeros sin empleo, incluyendo cursos gratis de japonés, entrenamiento vocacional y consejería laboral. Los trabajadores temporales son elegibles para beneficios limitados de desempleo, siempre y cuando hayan pagado primas mensuales.

"Es asombroso'', dijo Angelo Ishi, profesor adjunto de Sociología de la Universidad Musashi en Tokio. "El gobierno japonés ha puesto en claro anteriormente que ellos dan la bienvenida a los japoneses-brasileños, pero esto es un insulto para la comunidad''.

Esto podría asimismo dañar a Japón a la larga. El país envejecido enfrenta un inminente déficit en su fuerza laboral. La población ha ido disminuyendo desde el 2005, y la población en edad laboral podría disminuir en un tercio para el 2050. Aunque los fabricantes han estado despidiendo a trabajadores, sectores como el agrario y el cuidado de los ancianos continúan presentando déficits.

Pero Kawasaki dijo que la crisis económica era una buena oportunidad para rehacer en general la política migratoria de Japón.

"Debemos impedir que continúen entrando trabajadores no calificados al Japón. Debemos asegurar que incluso los trabajos de las tres K son bien pagados, y de que sean hechos por japoneses'', dijo. "Yo no creo que Japón deba convertirse nunca en una sociedad multiétnica''.

  Comentarios