Noticias

Comienza juicio Univision-Televisa por derechos de transmisión

El ex presidente ejecutivo de Univision Communications, Andrew Jerrold Perenchio, dijo el martes que el contrato con Grupo Televisa no otorga a su socio mexicano derechos para transmitir por satélite sus telenovelas y otros programas en Estados Unidos.

Perenchio habló en el primero de cuatro días de presentación de testigos en el juicio federal por derechos de transmisión por satélite, incluida Internet.

El gigante de los medios en español, con sede en Nueva York, alega que el contrato con su par mexicano no incluye los derechos de transmisiones en cuestión ni siquiera desde México, mientras que los abogados de Televisa, con sede en la Ciudad de México, intentan demostrar lo contrario.

Perenchio, quien raramente da declaraciones públicas, dijo que la diferencia data de 1992, cuando Univision, Televisa y la empresa venezolana Venevision International, con sede en Miami, firmaron su primer acuerdo que luego fue extendido hasta el 2017. Tal acuerdo da a Univision derecho de transmitir las telenovelas del principal productor mundial de programas de televisión en español a cambio de regalías.

"La firma apenas se estaba poniendo cuando comenzaron los fuegos artificiales", declaró Perenchio a través de una grabación del 2008 mostrada en corte.

Durante el día también testificaron el ex asesor legal de Televisa, Lawrence Dam, y su contraparte de entonces en Univision, Steven Rader. Ambos fueron negociadores de los acuerdos de 1992 y 1996, que fueron escudriñados por abogados de ambos lados.

La lista de testigos del juicio pendiente incluye a Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa; Alfonso de Angoitia, vicepresidente ejecutivo de administración y finanzas de Televisa; y Ray Rodríguez, presidente y jefe de operaciones de Univision.

El juicio será dirimido por el juez Philip S. Gutiérrez, quien en enero presidió el caso por incumplimiento contractual sobre regalías entre las mismas partes. Univision y Televisa llegaron entonces a un acuerdo extrajudicial por el cual la gigante estadounidense aceptó dar a su socio mexicano más de 600 millones de dólares en anuncios publicitarios y cerca de 25 millones de dólares en efectivo.

Univision indicó durante el juicio anterior que sería "devastador" perder las telenovelas suministradas por el conglomerado mexicano pues sus índices de audiencia bajarían "sustancialmente". En junio del 2006, Perenchio vendió Univision por 12.300 millones de dólares a un consorcio liderado por el magnate Haim Saban, quien al igual que en el juicio pasado, estuvo atento durante la sesión inaugural. Por ese entonces, Televisa era dueña del 11% de Univision.

Tras esta venta, Univision alcanzó una deuda de 10.800 millones de dólares, gran parte contraída por dicha transacción.

  Comentarios