Noticias

Micheletti decreta el estado de sitio en Honduras

La embajada de Brasil en Honduras, donde el depuesto presidente Manuel Zelaya está refugiado, permanece fuertemente custodiada.
La embajada de Brasil en Honduras, donde el depuesto presidente Manuel Zelaya está refugiado, permanece fuertemente custodiada. AP

El gobierno de facto de Honduras firmó un decreto que autoriza el cierre de medios de comunicación, la disolución de reuniones no autorizadas y otras restricciones a las libertades públicas, anunció este domingo la Presidencia en cadena nacional de radio y televisión.

El decreto, publicado el sábado en el diario oficial La Gaceta, pero que deberá ser ratificado por el Congreso, autoriza "impedir la emisión por cualquier medio hablado escrito o televisado, de manifestaciones que atenten contra la paz y el orden público'', o "que atenten contra la dignidad humana de los funcionarios públicos o las decisiones gubernamentales''.

La institución estatal encargada de las telecomunicaciones, Hondutel, "queda autorizada para suspender cualquier radioemisora, canal de televisión o compañía de cable que no cumpla con estas disposiciones'', señala el decreto.

Por otra parte, este domingo, tres delegados de la Organización de Estados Americanos (OEA) que integraban una misión a la que el régimen de facto hondureño expulsó este domingo, llegaron a Costa Rica, donde permanecerán hasta el lunes, informó un representante de la OEA.

"Así es (están en San José). Se marchan a primera hora'' del lunes, dijo a la AFP el representante de la OEA en Costa Rica, Patricio Zuquilanda.

Los tres enviados de la OEA son Jessica Benítez, Adam Blackwell y Claudia Barrientos, quienes se hospedaron en un hotel de San José este domingo, dijo Zuquilanda, quien no precisó si partirán hacia Washington o a otro lugar.

El gobierno de facto de Honduras confirmó que había impedido la entrada a tres funcionarios de la OEA porque "no era este el momento procesal oportuno'' y estaban advertidos.

Carlos López, ministro de Exteriores del gobierno de Roberto Micheletti, indicó en conferencia de prensa que los funcionarios "cayeron por sorpresa y estaban prevenidos de que no estaba lista la oportunidad procesal para su llegada'', por lo que se impidió su entrada, aunque permitió el ingreso de uno de ellos.

''Habiendo llegado unos funcionarios claramente advertidos de que no deberían anticipar su presencia aquí, lo hicieron de todas las maneras'' y se les dijo que regresaran, afirmó el ministro.

López explicó que a uno de los funcionarios de la OEA, de nacionalidad chilena, "se le permitió quedarse por una circunstancia muy particular'', que es la de ser "cercano colaborador de la mediación en Costa Rica''.

El funcionario del régimen de Micheletti dijo que el gobierno de Honduras "tiene la potestad'' de impedir el ingreso en su territorio de quien considere oportuno, e insistió en que existe "un proceso en marcha de conversaciones, de intercambios, en la búsqueda de un acuerdo por la vía de una solución hondureña''.

Por su parte, el único miembro del equipo que permaneció en Honduras, el chileno John Biehl, informó que cinco miembros de la organización fueron "detenidos" seis horas a su llegada al aeropuerto de Tegucigalpa y cuatro de ellos fueron expulsados.

"Llegamos acá en una misión enviados por el secretario general de la OEA, en el aeropuerto fuimos detenidos'', declaró Biehl, consejero del jefe del organismo, José Miguel Insulza.

En el equipo "había dos americanos, un canadiense, un colombiano y yo'', explicó. "Uno fue deportado directamente a Estados Unidos y tres irían camino a Costa Rica''.

"Estuvimos seis horas encerrados (...) Como chileno le debo decir que me trajo muy malos recuerdos'', dijo Biehl.

Asimismo, las autoridades hondureñas impidieron el ingreso al país a dos funcionarios de la embajada de España, quienes volvían de sus vacaciones en el extranjero y se disponían a reintegrarse a sus puestos, según declaraciones de una fuente diplomática.

La OEA había anunciado el envío de una misión preparatoria para efectuar una mediación que buscaría poner fin a la crisis política que opone al gobierno de facto de Roberto Micheletti y al presidente depuesto Manuel Zelaya, quien ingresó clandestinamente a Honduras el 21 de septiembre y se refugió en la embajada de Brasil.

Por su parte, Zelaya, llamó a sus seguidores a concentrarse el lunes en "una ofensiva final'', al tiempo que el gobierno de facto subió su tono contra Brasil al que exigió definir "el estatuto'' del dirigente refugiado en la embajada brasileña.

"Hacemos un llamado patriótico a la resistencia en todo el territorio nacional para que se movilice y que cada población en cada departamento se dirija hacia la capital'', para una concentración el lunes, cuando se cumplen 3 meses del golpe de Estado del 28 de junio, pidió Zelaya en un comunicado.

El lunes se cumplen tres meses del golpe de estado que sacó a Zelaya del poder y que instaló un régimen de facto encabezado por Roberto Micheletti.

Pese a que ambas partes en el conflicto manifestaron esta semana su decisión de revivir el empantanado diálogo bajo la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, en la práctica fueron muy débiles los pasos para que las conversaciones se concreten.

"Lo que sí es que estamos llamando al diálogo, porque si no vamos a llegar a un desborde de la situación'', advirtió a la AFP este domingo el sacerdote Andrés Tamayo, dirigente del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado del 28 de junio.

La decisión de impedir la entrada a personal diplomático ocurre después de que el gobierno de facto tomara medidas contra representantes de Argentina, España, México y Venezuela, a los que se les prohíbe el ingreso al país hasta que no se inicien nuevas negociaciones para restablecer las relaciones con esos países.

"En el caso de aquellos países que unilateralmente decidieron romper sus relaciones diplomáticas con Honduras (...), se hace saber que el gobierno no recibirá a los agentes diplomaticos de tales países'', dice el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de facto.

"Salvo que sus respectivos gobiernos procedan a negociar con la cancillería de la República el restablecimiento de las mismas'', añadió.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios