Noticias

Arranca juicio contra joven acusado matar a su hermana en Miami

- El juicio contra un joven salvadoreño acusado de violar, estrangular y degollar a su hermana de once años en el 2005 comenzó en un tribunal de Miami con la selección del jurado.

Ronald Eric Salazar, de 19 años, afronta un cargo de asesinato en primer grado por la muerte de su hermana Marina Estefani que ocurrió en la residencia donde ambos vivían con sus padres.

La defensa del joven planea argumentar que Salazar padecía de trastornos mentales cuando sucedió el hecho.

Salazar, que tenía 15 años al momento de ocurrir el suceso, inicialmente atribuyó el crimen a dos hombres afroamericanos con máscaras que, según dijo a una vecina, habían ingresado a su casa para perpetrar un robo.

El joven presuntamente asesinó a la niña cuando el padre de ambos salió de la residencia familiar para llevar al colegio a otra de sus hijas, según un documento judicial.

El motivo al parecer se debió por la rivalidad que existía entre los dos hermanos y por el carácter violento del joven que se mudó de El Salvador a Miami con sus padres dos años antes del crimen.

Tras el hecho, Salazar tocó la puerta de una vecina para comunicarle, histérico y entre sollozos, que dos hombres habían asesinado a su hermana.

No obstante, la policía una vez que se presentó en la escena del crimen dudó de la versión ya que el único testigo era el adolescente y nadie en el vecindario había notado nada fuera de lo normal.

La niña fue hallada en su habitación en medio de un charco de sangre.

En esa ocasión, portavoces de la policía informaron que Salazar inicialmente contó la versión de los hombres enmascarados "porque de esa manera quiso poner la responsabilidad de la muerte de su hermana en manos de personas que no existían''.

Pero los detectives dudaron de la versión y tras someter al joven a interrogatorios éste confesó, de acuerdo con las autoridades.

El crimen sucedió diez días después de que el Departamento de Niños y Familia del estado de Florida investigara una denuncia de que los niños Salazar corrían peligro porque supuestamente el menor había amenazado con matar a todos los miembros de su familia.

El adolescente fue enviado a un centro psiquiátrico para una evaluación, pero los médicos dijeron que no tenía problemas y lo enviaron a su casa.

Samuel Salazar, padre del joven, dijo que en esa ocasión que su hijo tenía problemas mentales.

De ser declarado culpable, el joven afrontaría cadena perpetua.

  Comentarios