Noticias

EEUU afirma que las elecciones devolverán la paz a Honduras

La representante del diálogo del depuesto presidente Manuel Zelaya, Maira Mejía, ingresa a la embajada de Brasil en Tegucigalpa (Honduras), el 7 de noviembre de 2009.
La representante del diálogo del depuesto presidente Manuel Zelaya, Maira Mejía, ingresa a la embajada de Brasil en Tegucigalpa (Honduras), el 7 de noviembre de 2009. EFE

Estados Unidos reiteró hoy su apoyo a las elecciones generales en Honduras, pese a que la crisis política por el golpe de Estado del 28 de junio aún no se ha resuelto, al asegurar su embajador en Tegucigalpa, Hugo Llorens, que los comicios devolverán al país al camino de la democracia.

''Las elecciones serán parte de la realidad y volverán a Honduras a un camino a la democracia'', dijo Llorens en unas declaraciones a Radio América.

Los comicios "van a ocurrir, esto es claro, el pueblo hondureño tiene derecho de elegir su presidente, un nuevo Congreso y alcaldes (...), y sería un error histórico y de grandes proporciones negar ese derecho'', agregó.

La posición estadounidense de apoyar el proceso electoral hondureño independientemente de que el presidente depuesto, Manuel Zelaya, derrocado por los militares y destituido posteriormente por el Congreso, sea restituido en el poder le ha valido las críticas de los opositores al golpe de Estado.

Aunque el resto de la comunidad internacional condiciona su reconocimiento de esos comicios a que a Zelaya se le restablezca en el poder, Washington se comprometió a hacerlo tras el Acuerdo Tegucigalpa-San José, firmado el 30 de octubre entre representantes del mandatario derrocado y del de facto, Roberto Micheletti.

Sin embargo, Zelaya, cuyo regreso al poder debía ser decidido por el Congreso, según el pacto, dio éste por roto después de que el pasado jueves, fecha límite para el establecimiento de un Gobierno de unidad, Micheletti anunciase la conformación unilateral de este Ejecutivo sin representantes del gobernante depuesto.

Rasael Tomé, portavoz y asesor de Zelaya, señaló ayer a Efe que "nadie puede hablar de fundamentarse en ese acuerdo'' porque para ellos es "letra muerta''.

''Si la víctima del golpe de Estado (...), Manuel Zelaya, que es una de las partes del acuerdo, ha declarado el mismo fracasado e incumplido, no puede venir un tercero, que no es parte del acuerdo, y decir que está vigente'', declaró.

Llorens reiteró que Estados Unidos quedó "decepcionado'' porque no se pudiese alcanzar un acuerdo para la formación de un Gobierno de unidad e instó de nuevo "a los dos lados'' a que "regresen a la mesa y se trabaje lo más rápido posible'', algo a lo que se negó ayer Zelaya.

Al mismo tiempo, afirmó que el Congreso debe "determinar'' la restauración de Zelaya en el poder, aunque el régimen golpista considera que el Legislativo puede votar en contra de esa medida y el presidente derrocado está obligado por el Acuerdo de Tegucigalpa a aceptar esa resolución.

El punto del tratado referente a este aspecto indica "que el Congreso determine la restauración del presidente Zelaya y será el Congreso el que determinará la forma que se hace'', explicó el diplomático.

  Comentarios