Noticias

Menos divorcios por crisis en la Florida

Dada la difícil situación económica, las parejas del sur de la Florida están manteniéndose juntas por más tiempo, o tratando de divociarse por su cuenta en vez de pagar a costosos abogados.

Como resultado, los abogados de divorcio tienen muy pocos casos por lo que están ofreciendo descuentos y aceptando pagos con tarjetas de crédito. Una abogada dijo que su actividad ha bajado 35 por ciento en comparación con el año pasado.

"La gente pregunta cuánto cuesta la consulta y luego no se presentan a la cita'', dijo Caryn Grainer, abogada de Hollywood. "Se sienten demasiado avergonzados para cancelar. Me río cuando la gente dice que se acabó la recesión''.

Con la debilidad de la economía y el gran número de despidos, las parejas lo piensan dos veces antes de divorciarse. Es posible que uno de los dos cónyuges haya perdido el empleo y depende del otro para su seguro médico, o quizás no pueden pagar la vivienda por su cuenta.

Además, la vivienda puede estar bajo embargo hipotecario o no puede venderse rápidamente y por lo tanto no hay bienes comunales para dividir.

Todo eso significa que la gente no se está divorciando tanto.

Según estadísticas de los tribunales, en el 2006 hubo 16,868 divorcios en Miami-Dade, 16,005 en el 2007 y 14,631 en el 2008. En Broward hubo 11,179 divorcios en el 2006, 9,876 en el 2007 y 8,924 en el 2008.

Al mismo tiempo, las solicitudes de modificación de acuerdos de divorcio han aumentado mucho porque uno de los cónyuges no puede cumplir los términos establecidos. Las solicitudes de modificación en los tribunales de Miami-Dade aumentaron 19 por ciento entre septiembre del 2008 y septiembre del 2009, según la jueza Sandy Karlan, jefa de la División Administrativa de Tribunales de Familia.

Y la venta de documentos de divorcio --que cuestan $65-- subió 6 por ciento en el mismo período. ‘‘Estoy viendo muchas peticiones para modificar los pagos y mociones de demanda por mora'', dijo Karlan. "También veo que muchas parejas siguen viviendo en la misma casa tras el divorcio''.

El problema parece afectar la clase media más que a los ricos.

Algunos visitan a un abogado para una consulta gratuita, pero no tienen intención de contratarlo.

Los abogados también están tratando con antiguos clientes porque, aunque tienen acuerdos establecidos, uno de los cónyuges no puede cumplir los términos.

Ese fue el caso de Charlotte Karlan, abogada de Aventura que recientemente recibió una llamada de una pareja que se divorció hace tres años con el acuerdo de que el esposo le pagara a su mujer $74,000 cuando vendiera la casa en un par de años. Pero transcurrido ese tiempo la casa valía menos que el préstamo hipotecario y no podía pagarle. Karlan tuvo que renegociar el acuerdo y la esposa aceptó un pago significativamente menor procedente de su cuenta de retiro.

"Nunca he visto esta actividad en peores condiciones'', dijo Karlan, que lleva 25 años en su bufete. Ahora está ofreciendo descuentos de 20 por ciento a los militares y considera cada caso por separado.

"No se puede pedir el mismo pago que antes de la recesión, a no ser que se trate de un abogado con una clientela a prueba de recesión'', dijo Karlan, que anteriormente cobraba entre $350 y $400 la hora.

Chastity Pérez, del bufete Pacheco Pérez Ortiz en Miami, dijo que su firma tiene más clientes trabajadores y ha establecido una escala variable de precios.

"Les ofrecemos un plan de pagos, la mitad ahora y la otra mitad más tarde'', afirmó.

Pérez dijo que su firma decidió bajar los precios drásticamente tras un verano "muy lento''.

Larry Katz, abogado de divorcios de Miami que típicamente se ocupa de familias de altos ingresos, dijo que el mayor problema son las casas, que antes eran el principal activo y que ahora ninguna de las partes quiere.

"Hay dividir deudas en vez de activos'', dijo. "Como resultado, muchas parejas que se están divorciando se ven obligadas a declarase en bancarrota o caen en embargo hipotecario''.

Si la pareja no tiene hijos y pocos activos, frecuentemente opta por manejar el caso por su cuenta. Pueden acudir a un abogado para una consulta gratuita y luego asistir a un programa especial del Condado Miami-Dade.

Randi Boven, abogado de divorcios de Hollywood, se dedica ahora a solucionar problemas de clientes que han tratado de divorciarse por su cuenta.

Boven, que tiene un cliente que no puede costear su divorcio porque su seguro de salud le costaría $750 mensuales, dijo que muchos clientes no pueden seguir pagando tras el depósito inicial. Eso pone a Boven en la difícil situación de tener que trabajar para un cliente gratis o ‘‘abandonarlo'' en el medio de un caso. "Es muy duro'', dijo.

Boven no acepta tarjetas de crédito, pero muchos abogados han comenzado a hacerlo.

Iris Bass, abogada de Fort Lauderdale, es parte de un consorcio de abogados que tratan de hacer los divorcios menos contenciosos y más baratos. Llamado Collaborative Family Partnership, los abogados se reúnen con los clientes y con profesionales de las finanzas y de salud mental para tratar de resolver los divorcios rápidamente sin tener que ir a los tribunales. Con frecuencia se puede terminar el divorcio en dos o tres sesiones de dos horas, dijo Bass.

Bass dijo que este verano es el peor período que ha visto para los casos de divorcio. Pero dijo que en las últimas seis semanas ha comenzado una ligera recuperación. "Quizás la gente simplemente no pueda seguir soportándolo'', afirmó.

  Comentarios