Noticias

Archivos borrados desatan pesquisa

Michael Boudreaux.
Michael Boudreaux.

Poco después del anochecer, hace dos domingos, alguien entró en la Oficina del Director de Presupuesto de la Ciudad de Miami, Michael Boudreaux, y borró una serie de archivos de su computadora, documentos cruciales en un investigación federal sobre las finanzas del municipio, dijeron funcionarios.

Ahora, la Policía de Miami está investigando quien borró los archivos la noche antes de que Boudreaux fuera despedido por su papel en la manipulación de millones de dólares para tratar de equilibrar el presupuesto de la ciudad. Según el alcalde, los expedientes borrados conciernen esas transferencias.

Michael Pizzi, el abogado de Boudreaux, dijo que su cliente estaba del otro lado de la ciudad, en Miami Lakes, camino de ver la película Cop Out a las 7 p.m. del 7 de marzo, la hora en que los materiales fueron borrados, según la policía.

"Nunca borró ningún archivo. Y cualquiera que lo sugiera está mintiendo'', dijo Pizzi. "En realidad, a él le interesaba protegerlos''.

Los expedientes, posteriormente recobrados por especialistas, contenían información que había sido solicitada por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) en diciembre cuando inició una investigación sobre si Miami había engañado a los inversores de bonos sobre su verdadero cuadro financiero, según dijo Tomás Regalado, alcalde de Miami.

Cuando supo de la remoción de los archivos, el administrador de la ciudad, Carlos Migoya, empezó una investigación penal sobre quién entró en el quinto piso de Riverfront Center, en su mayor parte cerrado aquel domingo por la noche, borró la información en la computadora de Boudreaux y cambió su contraseña.

El municipio no ha mencionado a ningún sospechoso por su nombre. La policía está examinando si Boudreaux o alguna otra persona borró los expedientes.

"Sabemos que todo se hizo el domingo (7 de marzo) a las 7 p.m.", dijo Regalado. ‘‘Pero la policía todavía no sabe quién lo hizo''.

El material recuperado, dijo Regalado, contenía información sobre una serie de cuestionables transferencias de millones de dólares de cuentas de capital al fondo general de la ciudad en el 2007 y 2008. También tenía información sobre el presupuesto municipal más reciente, en el que los comisionados tuvieron que cubrir un déficit de $118 millones mediante rebajas de salarios y eliminación de servicios.

La SEC solicitó todas las comunicaciones entre los administradores sobre transferencias monetarias en el 2007 y 2008 por un total de $26.4 millones, y $250,000 millones en acuerdos de bonos desde el 2006.

En una carta a Miami en diciembre, la SEC le dijo al municipio que "preservara'' todas las fuentes de la computadora. Le dijo a la ciudad que no destruyera ningún material.

Aunque Regalado dijo que la ciudad le ha dado a la SEC la mayor parte de la información que la agencia había solicitado, el material recobrado de la computadora de Boudreaux también sería "absolutamente'' entregado, dijo.

Regalado y Migoya dijeron creer que toda la información borrada había sido recuperada pero que les parecía vital pasar el asunto al nuevo equipo anticorrupción del departamento de policía.

Boudreaux contrató a Pizzi hace tres semanas, poco después de que recibiera una orden judicial de la SEC solicitando la misma información que le había pedido a la ciudad: toda la comunicación y materiales que tuviera que implicara las transferencias y las ventas de bonos.

Se remitieron otras órdenes judiciales al entonces administrador de la ciudad, Pete Hernández, que renunció, y al principal responsable financiero, Larry Spring.

Boudreaux sabía que su cargo estaba en peligro cuando hace dos semanas Migoya lo llamó a una reunión junto con Spring y la Directora de Finanzas Diana Gómez.

Luego, el lunes 8 de marzo, un día después de que los archivos fueran borrados, Migoya llamó a Boudreaux a su oficina, le dijo que estaba despedido y le pidió que entregara su computadora portátil.

Meses atrás, el auditor de la ciudad Víctor Igwe había criticado a Boudreaux por transferir cuotas de impacto sumamente restringidas en el 2008 para equilibrar los libros.

Migoya también lo despidió por otra razón: varios proyectos capitales a los que Boudreaux había recurrido para equilibrar el presupuesto eran proyectos en desarrollo que todavía no se habían cerrado.

Boudreaux defendió su trabajo y dijo que, de ser culpable de algo, era de haber hecho recomendaciones que otros habían apoyado. Gómez y Spring también sabían de las transferencias y Boudreaux reportaba a Hernández, que aprobó todas las medidas.

La Comisión de la Ciudad aprobó los libros finales del presupuesto pero algunos dijeron que los comisionados no habían recibido un cuadro completo sobre de dónde venían los $26.4 millones.

Gómez había ayudado a provocar la investigación de la SEC el verano pasado cuando escribió varios correos electrónicos internos sobre las transferencias, cuestionando a Boudreaux sobre si los numerosos proyectos capitales que comprendían los $26.4 millones eran lo suficientemente transparentes como para que los comisionados pudieran comprenderlos.

Pizzi, que también es el alcalde de Miami Lakes, dijo que Boudreaux piensa demandar a Miami por despido indebido, y que el municipio puede esperar una solicitud de expedientes públicos sobre la información financiera que dijo haber recuperado de su computadora.

  Comentarios