Noticias

Ladrón armado con una hacha roba en tienda de Fort Lauderdale

La cámara de vigilancia muestra a un ladrón muy diestro: en sólo dos minutos, rompe con un hacha la vidriera de una tienda de buceo, usa de nuevo el arma para hacer añicos los estantes donde están los artículos, se apodera de mercancía valorada en $2,100 y escapa del establecimiento.

Sin embargo, el robo que tuvo lugar el martes a las 5:25 a.m. en la tienda Lauderdale Diver en el centro comercial The Harbor Shops dejó más que un rastro de cristales rotos. La imagen del ladrón y la del pasajero sentado en el vehículo todoterreno quedó grabada por el sistema de seguridad de la tienda, y tal vez la policía de Fort Lauderdale tenga un buen material para trabajar y hallar al culpable.

Unos 90 minutos después que la alarma de la compañía alertó al copropietario Len Beck y al instructor de buceo Jose Negroni a la tienda, la policía tenía en sus manos las imágenes del robo.

Lo que se puede ver en la videocinta es un todoterreno nuevo, de color oscuro (posiblemenhte un Chevy Avalanche) que se estaciona al frente de la tienda. Un pasajero que iba sentado en el asiento delantero sale del vehículo junto al chofer (un hombre alto y delgado), que hace pedazos la vidriera con una hacha que llevaba en la mano derecha.El hombre con el hacha parece tener cabello negro que le llega a los hombros, y usaba una gorra de pelotero de color claro. Vestía una especie de suéter ligero, zapatillas deportivas blancas y shorts que tenían una etiqueta que reflejaba encima de la rodilla izquierda.

"El carro me resulta familiar", dijo Negroni, que revisará videos de días pasados para ver si los hombres que aparecen en el video de vigilancia visitaron el local con anterioridad.

Negroni espera que las tiendas de buceo del área estén alertas por si alguien trata de venderles el material robado.

"Hace tres años abrimos este negocio", dijo Beck, que es propietario de la tienda junto a su esposa, Christina. "Este es el primer incidente así que tenemos aquí".

Beck elogió a la policía de Fort Lauderdale y a tres de los agentes que lñograron obtener huellas digitales.

"Ya estaban aquí cuando nosotros llegamos", dijo Beck. "Agentes con gran sentido del humor y muy profesionales".

Beck dijo que el robo no va a detener el ritmo diario de la tienda.

"Vamos a reparar todo y volver a trabajar como siempre. Tenemos una buena clientela".

  Comentarios