Noticias

Celebran el día de la Virgen de la Caridad del Cobre

Muy temprano en la mañana, creyentes cubanos y de otras nacionalidades coincidieron 
en la Ermita para saludar a la Virgen y ofrecer sus plegarias en un ambiente de 
espiritualidad y recogimiento
Muy temprano en la mañana, creyentes cubanos y de otras nacionalidades coincidieron en la Ermita para saludar a la Virgen y ofrecer sus plegarias en un ambiente de espiritualidad y recogimiento

Unidos por la devoción y un sentimiento de renovación espiritual, miles de cubanos del sur de la Florida, así como de otras nacionalidades, celebraron el día de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

"Tengo mucha fe en ella. Es la madre del pueblo cubano'', afirmó Odalys López, de 43 años.

El homenaje del miércoles se inició temprano en el santuario de la Ermita, junto a la Bahía de Biscayne, con oraciones, ofrendas florales y cánticos.

Más tarde, una procesión trasladó la imagen de la Caridad del Cobre hasta la Universidad de Miami, en Coral Gables. Allí, en el Centro Bank United, los aplausos y plegarias se multiplicaron cuando hizo su entrada triunfal.

La fiesta religiosa se coronó con una eucaristía, encabezada por el Arzobispo de Miami, monseñor Thomas Wenski, y otros importantes miembros de la Iglesia Católica.

Wenski pidió que se fortalezca la esperanza y fe de los católicos e hizo votos para que el pueblo cubano pueda levantar un futuro de unión "sobre la base del perdón y la reconciliación''.

"Esta noche celebramos su presencia. Ella brilla como la estrella de la bandera cubana.

"La Virgen nos anuncia un nuevo amanecer'', sentenció.

La Virgen de la Caridad del Cobre fue hallada flotando en 1612 sobre las aguas de la Bahía de Nipe, en el oriente de Cuba. Rápidamente su culto se consolidó y extendió a todo el territorio nacional.

En la isla se levanta la Basílica del Cobre, un santuario inaugurado el 8 de septiembre de 1927 en Santiago de Cuba. El lugar fue bendecido por el Papa Juan Pablo II en 1998. Una réplica de la imagen de la Virgen se conserva en Miami desde 1961.

Los actos celebratorios se incluyen en un amplio programa de actividades e iniciativas que la Iglesia Católica, dentro y fuera de Cuba, ha trazado como antesala a la gran fiesta del 2012 que rendirá honores por los 400 años de la aparición de la imagen.

El propósito de la misión pastoral será subrayar en toda su dimensión espiritual y religiosa la aparición de la figura de la Caridad a tres humildes pobladores de la zona, conocidos como "los tres juanes''.

En Cuba, la Caridad del Cobre inició una romería de año y medio con un mensaje de reconciliación. A nivel local, la fiesta coincide con una preparación espiritual de cara al 2011, cuando se cumplirán 50 años de la llegada a Miami de la réplica.

Con tal motivo, la archicofradía de la Virgen de la Caridad y los movimientos apostólicos de la Arquidiócesis de Miami planean llevar "de visita'' la réplica de la Virgen a su primer lugar de culto, la parroquia San Juan Bosco, en la Calle Flagler, informó monseñor Oscar Castañeda, rector de la Ermita.

"También queremos invitar a los católicos a ir a misa los domingos y que conozcan su parroquia'', agregó Castañeda. "Y a aquellas personas que no son católicas, las invitamos a que asistan a su propia iglesia''.

Con la llegada de la imagen al exilio se comenzó a extender la devoción a todos los feligreses de la Arquidiócesis de Miami bajo el patrocinio del entonces arzobispo Coleman Carroll.

Como parte de las actividades del Año Jubilar 2011-2012, las autoridades eclesiásticas dispusieron que una imagen "peregrina'' visite las parroquias de Miami semanalmente. También se hizo una petición a Wenski para que encabece la "coronación canónica'' de la imagen de la Virgen de la Caridad en septiembre del próximo año, coincidiendo con la conmemoración del nuevo aniversario.

Mientras, grupos de alrededor de 30 misioneros continuarán acercándose a los hogares del sur de la Florida para instar a los creyentes a participar de las actividades de sus iglesias y fortalecer el espíritu de hermandad dentro de sus comunidades.

Roxana La Rosa, de 37 años y devota de la Virgen, declaró que gracias a la fuerza de la fe encontró el respaldo espiritual que buscaba. La Rosa participó de los actos celebratorios vestida con una blusa amarilla, color asociado a la Virgen.

"Me siento protegida. Es una virgen solidaria y celosa con sus hijos. He tenido su apoyo y nunca me ha abandonado'', comentó.

El miércoles, monseñor Agustín A. Román, ex obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Miami, destacó la importancia del 8 de septiembre y los preparativos que están organizándose con apoyo de la comunidad surfloridana.

"Este mensaje sirve para todos los pueblos'', indicó Román. "El amor a Dios debe ocupar el primer lugar en nuestras vidas y tenemos que esforzarnos por hacer crecer la caridad''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios