Noticias

Cardenal Ortega pide a la Virgen del Cobre "que los cambios buenos lleguen''

El cardenal cubano, Jaime Ortega y Alamino (c), participa en la procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, hoy, miércoles 8 de septiembre de 2010, en La Habana. La Caridad del Cobre se sincretiza con la deidad Oshún en los cultos afrocubanos y su color distintivo es el amarillo. EFE/Alejandro Ernesto
El cardenal cubano, Jaime Ortega y Alamino (c), participa en la procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, hoy, miércoles 8 de septiembre de 2010, en La Habana. La Caridad del Cobre se sincretiza con la deidad Oshún en los cultos afrocubanos y su color distintivo es el amarillo. EFE/Alejandro Ernesto

El arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, dijo hoy que tiene la certeza de que todos los presos políticos detenidos en la llamada ‘‘primavera negra'' de 2003 serán excarcelados, como ya ha sucedido con 32 de ellos.

Ortega pronunció esas palabras durante la homilía por la misa en honor de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, en la parroquia del mismo nombre de la capital ante una iglesia abarrotada de fieles.

En una homilía más "política'' que en años anteriores, Ortega se refirió a las excarcelaciones de los presos políticos, negociada personalmente por él con el Gobierno cubano, y que se tradujo en el anuncio de 52 excarcelaciones del grupo de 75 detenidos en una oleada represiva en 2003 (el resto ya fueron liberados por distintos motivos).

Ortega dijo tener "la certeza de que todos los que forman parte del grupo de prisioneros de 2003 serán liberados'', en alusión a una decena de ellos que se niegan a partir a España y a dejar Cuba, como han hecho todos los demás hasta ahora en el momento de ser excarcelados.

El cardenal también se refirió a los "muchos cambios que desde hace tiempo se espera que ocurran'' en Cuba, y a este respecto pidió a la Virgen del Cobre "que los cambios buenos lleguen'' y que puedan "aceptar los aspectos difíciles que ellos puedan traer consigo''.

Aunque no los mencionó, sus palabras fueron interpretadas como referencia a los ajustes económicos que el Gobierno cubano ha anunciado como necesarios para dotar de mayor eficiencia a la economía, y que se han traducido hasta el momento en recortes -aunque muy leves- del enorme sistema asistencial cubano.

Por último, el Cardenal se refirió a la espiritualidad del pueblo cubano y se congratuló de que "esto puede haber sido incomprendido o rechazado en un pasado que, afortunadamente, se ha hecho cada vez más lejano''.

La Iglesia cubana vive en los últimos tiempos una mayor tolerancia en todas sus actividades, lejos de la represión sufrida en los primeros años de la revolución comunista.

En la procesión celebrada hoy en los alrededores de la Iglesia de la Caridad del Cobre participaron miles de personas de todas las edades, que cantaron y dieron vivas a su patrona.

Muchas de las mujeres iban ataviadas con prendas de color amarillo, que es el color de Ochún, la divinidad con que los cultos afrocubanos asocian a la Virgen de la Caridad, en un sincretismo que nunca ha sido visto con buenos ojos por la Iglesia pese a que no lo puede evitar.

La Fiesta de la Patrona de la Isla ha coincidido con la peregrinación nacional de una imagen de la Virgen iniciada en agosto pasado con motivo del 400 aniversario de su primera aparición que se celebrará en el año 2012.

Según la leyenda, la imagen de esta Virgen apareció por primera vez en 1612 ante tres pescadores que iban en una barca por la bahía oriental de Nipe.

Uno de ellos, Juan Moreno, supuestamente dijo entonces que habían visto "una cosa blanca sobre la espuma del agua'' y que, al acercarse, encontraron la imagen de una virgen morena con un niño en una mano, flotando sobre una tabla con la inscripción "Yo soy la Virgen de la Caridad''.

Los obispos católicos de Cuba convocaron en 2008 a todos los creyentes y no creyentes del país a participar del festejo porque la Virgen es símbolo y "vínculo de unidad'' entre los cubanos.

La Virgen de La Caridad tiene su santuario nacional en El Cobre, pequeño pueblo cercano a Santiago, a unos 900 kilómetros al este de La Habana.

Fue declarada patrona de Cuba el 10 de mayo de 1916 y coronada personalmente por el papa Juan Pablo II el 24 de enero de 1998, durante su visita a la isla.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios