Noticias

North Miami Beach ''pierde'' 254 alcantarillas

¿Cómo pierde una ciudad 2,500 pies de túneles bajo sus calles?

A North Miami Beach le gustaría saber.

Durante un período de cuatro años, el gobierno municipal tuvo un contrato con una empresa para construir 254 bocas de alcantarilla, los túneles que bajan desde el nivel de la calle hasta la tuberías de desagüe entre 8 y 10 pies bajo tierra.

Pero nadie --ni en el Departamento de Servicios Públicos, el Concejo o los habitantes-- parece saber cuándo, dónde o si las bocas de alcantarilla, parte de un proyecto de $2.2 millones, se construyeron. Las alcantarillas perdidas son ahora parte de una investigación de la Policía de North Miami Beach.

"¿Para qué necesitábamos todas esas bocas de alcantarilla? Dios mío'', dijo la concejal Barbara Kramer, quien agregó que no estaba al tanto de una auditoría reciente que examinó las prácticas de adquisiciones del Departamento de Servicios Públicos.

Pero el asunto se complica: la ciudad no sabe si más de 22,500 pies --más de cuatro millas-- de tuberías de acueducto y alcantarillado que pagó llegaron a instalarse, lo mismo que 142 válvulas para controlar el flujo de las tuberías de agua.

El dinero se pagó a la constructora Jackson Land Development, con sede en Pompano Beach. Ejecutivos de la empresa no devolvieron llamadas en busca de comentario.

El misterio salió a relucir después que el gobierno municipal contrató a una firma de ingeniería para examinar los gastos de Martin King, el director de Servicios Públicos municipal, quien supervisó las obras que ahora se investigan.

King renunció en mayo a su cargo de $100,000 al año después de reconocer que aprobó órdenes de compra de servicios y materiales que no se entregaron o realizaron, según documentos municipales.

King no devolvió varias llamadas en busca de comentario.

El supervisor directo de King, el administrador municipal Kelvin Baker, que anteriormente fue director de Servicios Públicos de la ciudad, dijo que el gobierno confiaba en la experiencia y conocimientos de King.

"El tomaba las decisiones finales'', dijo Baker. "Era el ingeniero registrado del gobierno municipal. Yo no soy ingeniero; él era el que tenía la licencia profesional''.

Rafael Hernández, jefe de la Policía de North Miami Beach, dijo que no podía comentar sobre la investigación porque todavía está en curso.

El caso de King coloca en el candelero las falta de supervisión en North Miami Beach y la capacidad de los empleados municipales de aprobar proyectos sin la autorización de un supervisor.

"Hubo fallas en los controles de esta entidad'', dijo el concejal John Julien.

Las fallas más recientes se subrayan en un auditoría de 15 páginas del Departamento de Servicios Públicos municipal por parte de la firma de ingeniería Chen & Associates, con sede en Fort Lauderdale. La auditoría --que fue entregada a The Miami Herald después de semanas de negativas de parte de la ciudad-- detalló varios problemas, como hojas de cálculo perdidas, órdenes de compra repetidas y ningún asentamiento en los libros de dónde se realizaron las obras.

El informe cuestionó los $785,400 que el municipio gastó en instalar bocas de alcantarilla entre el 2006 y el 2010.

Ese gasto no exigía licitación porque había un contrato vigente para "reparaciones de emergencia'' y mejoras con Jackson Land Development, antiguamente W. Jackson and Sons Construction Company. Cualquier obra que no exigiera una licitación pasaba directamente a la aprobación de King, dijo Baker.

Karl Thompson, subdirector de Servicios Públicos,, dijo que es muy poco probable que North Miami Beach haya necesitado nuevas bocas de alcantarilla sin nuevas instalaciones de alcantarillado y calificó de "cuestionable'' el gasto. La ciudad ya tiene unas 1,600 bocas de alcantarilla.

"Las bocas siempre van con instalaciones de alcantarillado'', dijo Thompson, quien agregó que él no participó en los proyectos bajo investigación. Sin embargo, la auditoría no pudo encontrar ninguna nueva instalación de alcantarillado, lo que equivale a comprar docenas de cerraduras sin puertas.

La auditoría de Chen & Associates indicó que las órdenes de compra "administradas por el Sr. King son muy sospechosas por no tener documentos de apoyo'' ni asentamientos detallados de los trabajos realizados.

La auditoría concluyó que "no había fiscalización de si el precio fijado por Jakcson para las obras supuestamente realizadas eran legítimos y razonables''.

Entre las interrogantes planteadas por la auditoría están:

* No hay prueba de que se instalaron las 254 bocas de alcantarilla. "Es una cifra enorme'', indicó el informe.

"Creo que estas obras no se realizaron'', dijo Thompson. "Se habría notado por obras de construcción en las calles, obreros presentes, mantenimiento de tráfico, barricadas y señales''.

* No hay pruebas de que se hayan instalado 142 válvulas en las tuberías de alcantarillado de la ciudad. Las válvulas de 36 pulgadas costaron a la ciudad $1,200 cada una.

"No hay manera de que existan tantas'' válvulas de mariposa en el tramo de tres millas entre la planta de agua y las tuberías, indicó la auditoría.

* No hay prueba de que se instalaron 22,155 pies de tuberías de acueducto y alcantarillado''.

"Es más de cuatro millas de tuberías'', indicó la auditoría. "Mucha gente en el Departamento de Servicios Básicos hubiera notado esto''.

En una entrevista con el auditor en abril, King dijo que no podía recordar los detalles de los proyectos que aprobó. Cuando se le preguntó sobre una orden de compra de $250,000 emitida en enero, el reporte indicó que King no podía "describir los detalles, excepto que se habían abierto zanjas en la calle''.

Baker, el administrador municipal, dijo que no tenía idea de que King tuviera la autoridad para aprobar obras sin asentamiento de que se hubieran realizado.

"No sé cómo sucedió'', dijo. "Si resulta cierto, creo que será obvio que encontró una forma de burlar el sistema''.

Baker pidió la auditoría después que varios empleados del departamento se quejaron a Recursos Humanos sobre el duro estilo de administración de King. Las quejas llevaron a interrogantes sobre las actividades de compra de King.

Un fax del 14 de mayo enviado a King por la directora de Recursos Humanos, Beverly Hobson, subrayó el problema: "Durante su entrevista, usted reconoció que, a sabiendas, adquirió materiales o servicios como parte del contrato con Jackson que esta empresa nunca entregó o realizó''.

Ese mismo día King renunció.

  Comentarios