Noticias

Agente del FBI testifica sobre supuestos envíos de dinero a Posada Carriles

El principal agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) en el caso de Luis Posada Carriles reconoció al testificar en el juicio contra el exilado militante que no pudo obtener documentos en Centroamérica para verificar si Posada Carriles o sus asociados allí recibieron dinero que presuntamente se les envió desde New Jersey en 1997.

“No lo verifiqué’’, dijo Omar Vega, el agente del FBI, durante el interrogatorio que le hizo Arturo V. Hernández, principal abogado defensor de Posada Carriles. “No pensamos que esos documentos todavía podrían estar disponibles’’.

Vega también reconoció que muchos de los documentos de los giros de Western Union desde New Jersey a Guatemala y El Salvador son copias, ya que los originales fueron destruidos por el FBI cuando una investigación anterior se cerró.

Hernández buscó el testimonio de Vega con el fin de persuadir al jurado de que el FBI no realizó una pesquisa apropiada ni exhaustiva de los envíos, algo crucial en el caso que el gobierno federal sigue contra Posada Carriles, que en 1997 estaba escondido en Centroamérica.

Por su parte, la fiscalía está tratando de convencer al jurado de que Posada Carriles le mintió a funcionarios de inmigración sobre su presunta participación en los atentados dinamiteros y que el financiamiento de los ataques fue hecho por partidarios de New Jersey del militante cubano.

La declaración de Vega tuvo lugar durante el segundo día de su testimonio luego de toda una jornada de interrogatorio por parte de la fiscalía el jueves acerca de los envíos por presuntos aliados de Posada Carriles a Centroamérica alrededor de las fechas de los atentados en sitios turísticos cubanos en 1997.

El jueves, Vega mencionó 36 envíos a través de Western Union que hicieron varias personas en New Jersey a Ramón Medina, José Alvarez y Francisco Chávez.

Medina es un alias que Posada Carriles ha usado con anterioridad. Se cree que José Alvarez es un íntimo amigo de Posada Carriles, en tanto se cree que Chávez es Francisco Chávez Abarca, uno de los supuestos contactos de Posada Carriles en Centroamérica que afirma haber ayudado al exilado cubano en los atentados dinamiteros. Este último cumple una larga sentencia de cárcel en Cuba por su papel en las bombas.

Los envíos que mencionó Vega fueron 21 hechos a Medina, 10 a Alvarez y cuatro a Chávez. La cantidad total de dinero que se giró fue más de $30,000 en un período de varios meses entre 1996 y 1998.

  Comentarios