Noticias

Yordanis Despaigne no puede con el Ruso Negro

Yordanis Despaigne.
Yordanis Despaigne.

Con un jab que parecía una pistola automática Ismayl Sillakh le robó dos cosas al cubano Yordanis Despaigne: el invicto y la posibilidad de ir por una vía rápida hacia una pelea de título mundial en la división ligero pesada.

El llamado "Ruso Negro'' (15-0, 12 KO) fue muy superior en boxeo y pegada al cubano (8-1, 4 KO) que equivocó su tren de pelea y lució muy lejos de su mejor forma encima del cuadrilátero.

Despaigne disfrutó de un buen primer asalto, pero en el segundo un golpe de derecha de Sillakh llevó a la lona al antillano que se vio protegido por el rápido sonido de la campana al final del round.

A partir de ese momento, y salvo un quinto asalto donde hizo soñar con un resurgimiento, Sillak dominó con combinaciones relampagueantes y, sobre todo, un jab que tuvo un 60 porciento de efectividad por un 30 del cubano.

Sillakh golpeó repetidamente al rostro de Despaigne y le abultó la piel alrededor del ojo derecho de manera peligrosa. Hizo gala de excelente movimiento de piernas e hizo fallar a su rival una y otra vez. Despaigne lució mal.

Quizá no le ayudó el cambio de entrenador. Es cierto que Buddy McGirt es uno de los mejores en el negocio, pero siempre hay que desconfiar de las instrucciones traducidas a un español desesperado por el tiempo que se acaba en la esquina.

No fue un buen espectáculo ver a Despaigne gesticular y darse golpes de pecho cada vez que su oponente lograba conectarle, pero al menos sí hay que reconocerle la valentía de levantarse luego de su caída en el segundo asalto y luchar al máximo de sus posibilidades.

Al final los tres jueces vieron ganar claramente a Sillakh, dos 98-91, y un tercero 98-90.

Lo sucedido en el cuadrilátero de Kissimmee, Orlando, justificó los aires de favorito que acompañaron al ganador previo al combate, y es de esperar que su esfuerzo sea recompensado con una bolsa y un oponente superior.

Despaigne, por su parte, debe demostrar que puede levantarse de nuevo.

  Comentarios