Noticias

Desplazados 600,000 por la violencia en la República Centroafricana

Cerca de 600,000 personas se han visto forzadas a abandonar sus hogares en la República Centroafricana por la violencia de los enfrentamientos entre milicias, informó este sábado la Comisión Europea.

Entre esta cifra de desplazados hay 370,000 de la capital, Bangui, donde los combates entre exrebeldes del grupo Séléka y las milicias de autodefensa denominadas “Antibalaka” han causado ya 500 víctimas mortales desde el pasado 5 de diciembre.

Ante la gravedad de la situación, la Comisión Europea envió este sábado un avión de ayuda humanitaria cargado con 20,000 paquetes que contienen artículos de primera necesidad.

“Cientos de miles de ciudadanos han perdido sus hogares y dependen de nuestra ayuda inmediata, estamos utilizando todos los medios que tenemos a nuestra disposición”, aseguró en el comunicado Kristalina Georgieva , Comisaria de la UE para la Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis.

La ola de violencia comenzó a principios de este mes cuando las milicias “Antibalaka”, de confesión cristiana y partidarias del ex presidente François Bozizé, desataron el caos en Bangui con disparos de artillería pesada.

El Ejército respondió a los ataques apoyado por miembros de Séléka, los rebeldes musulmanes (confesión minoritaria del país) que derrocaron a Bozizé y situaron a su líder, Michel Djotodia, como presidente del país.

Los enfrentamientos entre ambas milicias, que han ocasionado cerca de un millar de víctimas en todo el país, derivan a un conflicto religioso en el que son atacados los civiles.

Las acciones de esos milicianos cristianos ocurrieron antes de que la ONU autorizase la intervención militar de Francia, junto a una fuerza africana, para restablecer el orden en ese país.

La crisis de la RC comenzó el pasado 24 de marzo, cuando la capital fue tomada por los rebeldes de Séléka, que asumieron el poder en el país tras la huida de Bozizé al exilio, y se formó un Gobierno encabezado por el líder insurgente, Michel Djotodia.

  Comentarios